EE.UU. responde a Putin: gasoducto ruso estará en juego si Rusia invade Ucrania
El presidente de EE.UU., Joe Biden. EE.UU. responde a Putin: El gasoducto ruso estará en juego si Rusia invade Ucrania. Foto de EFE/ EPA/ SHAWN THEW.

Estados Unidos planea tomar medidas más duras que en 2014, cuando Moscú invadió la península ucraniana de Crimea, en caso de que Rusia vuelva a atacar Ucrania, advirtió este martes la Casa Blanca después de la cumbre virtual entre los presidentes estadounidense, Joe Biden, y ruso, Vladímir Putin.

Estados Unidos aseguró que el futuro del gasoducto ruso Nord Stream 2, que transportará gas ruso a Alemania por el fondo del mar Báltico, estará en juego si Rusia invade Ucrania, y citó conversaciones con el Gobierno alemán al respecto.

“Si Vladimir Putin quiere ver gas fluyendo a través de ese gasoducto, puede que no quiera asumir el riesgo de invadir Ucrania”, dijo Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, en una rueda de prensa después de la cumbre virtual entre los presidentes estadounidense, Joe Biden, y ruso, Vladimir Putin.

El presidente ruso, Vladímir Putin, le dijo hoy a su homólogo de EE.UU., Joe Biden, que es la OTAN y no Rusia la responsable de la actual tensión militar en torno a Ucrania, informó el Kremlin en un comunicado divulgado después de la cumbre virtual entre ambos mandatarios.

“No hay que poner toda la responsabilidad en los hombros de Rusia, ya que es precisamente la OTAN quien efectúa peligrosos intentos de colonizar territorio ucraniano e incrementa su potencial militar en nuestras fronteras”, señala la nota oficial.

Putin respondió así a las afirmaciones de Biden sobre la naturaleza supuestamente “amenazante” de los movimientos de las tropas rusas cerca de las fronteras ucranianas y las sanciones que EE.UU. y sus aliados están dispuestos a adoptar en caso de un ataque ruso a Ucrania.

Por tanto, Putin aseguró que “Rusia está seriamente interesada en obtener garantías confiables, plasmadas jurídicamente, que excluyan la ampliación de la OTAN hacia el este y el despliegue de sistemas de armamento ofensivo en países vecinos de Rusia”.

El jefe del Kremlin considera una línea roja el ingreso de Ucrania en la Alianza Atlántica.

A su vez, acusó a Kiev de haber adoptado una “línea destructiva” dirigida al “desmantelamiento total” de los Acuerdos de paz de Minsk y de lo acordado en las reuniones en el formato de Normandía (Ucrania, Rusia, Francia y Alemania).

En ese sentido, expresó su “seria preocupación por las acciones provocadoras de Kiev contra el Donbás”, escenario desde 2014 de un conflicto armado entre el Ejército ucraniano y las milicias prorrusas de las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk.

Moscú acusa a Kiev de querer recuperar por la fuerza los territorios controlados por los prorrusos, algo que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha negado rotundamente.

Putin insistió en que el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk de 2015 son “la base indiscutible para una solución pacífica” para el conflicto.

Según la nota, ambos mandatarios encargaron a sus equipos que entablen consultas “sustanciales” sobre esos “delicados asuntos”.

En una conversación que el Kremlin calificó de “franca” y “profesional”, Putin y Biden repasaron además la implementación de los acuerdos alcanzados en junio pasado durante su primera cumbre en Ginebra como la importancia de continuar el diálogo sobre ciberseguridad.

Putin reprochó a su colega que EE.UU. limite desde hace cinco años la labor de los diplomáticos rusos en territorio estadounidense, por lo que propuso retirar todas las trabas al trabajo de las legaciones, lo que contribuiría a la normalización de las “insatisfactorias” relaciones.

En el plano internacional, expresaron su esperanza de que las negociaciones sobre el programa nuclear iraní reanudadas recientemente en Viena permitan lograr una solución aceptable para todas las partes.

Hace tres años, cuando Donald Trump era jefe de la Casa Blanca, EE.UU. abandonó unilateralmente el pacto nuclear con Teherán, al que volvió a imponer sanciones.

“Los presidentes manifestaron su opinión de que teniendo en cuenta su especial responsabilidad por el mantenimiento de la seguridad y estabilidad internacionales, Rusia y EEUU continuarán el diálogo”, señala.

La cumbre virtual, que se prolongó por espacio de poco más de dos horas, se produjo a través de un canal de comunicación cerrado.

Con información de EFE