EE.UU. amenazó a la OMS para no promover la lactancia materna


Foto de internet
Foto de internet

Al menos 12 países pobres de África y América Latina fueron amenazados para apoyar a EE.UU. contra la Asamblea Mundial de la Salud

Durante la Asamblea Mundial de la Salud de este año en Ginebra, Estados Unidos implementó una campaña de amenazas para evitar que sus miembros promovieran la lactancia materna, denunciaron funcionarios de varios países.

Una investigación de The New York Times detalla que la Organización Mundial de la Salud resolvió que la leche materna es más saludable para los bebés, exhortando a los países miembros a limitar la comercialización de la leche en polvo y suplementos.

Sin embargo, la administración estadounidense se opuso, pidiendo que no se restringiera la promoción de productos alimenticios que de acuerdo con expertos, son nocivos para los menores de edad en su etapa de desarrollo.

Foto de internet

Al no obtener respuesta, la nación americana amenazó a Ecuador con sanciones comerciales y el retiro de su ayuda militar si se rehusaba a rechazar su propuesta, aplicando la misma medida a por lo menos 12 naciones pobres de África y América Latina.

“Lo que sucedió fue chantaje; estábamos asombrados, horrorizados y entristecidos con Estados Unidos tomando al mundo como rehén e intentando anular casi 40 años de consenso sobre la mejor manera de proteger la salud de bebés y niños pequeños”, expresó Patti Rundall, directora del grupo británico Baby Milk Action.

Por fortuna, la intervención de Rusia fue crucial para detener las intenciones de Estados Unidos, ya que no fueron amenazados.

Asamblea Mundial de la Salud 2018. Foto de EPA

The New York Times cuestionó al Departamento de Estado de Donald Trump sobre lo ocurrido, dependencia que se limitó a indicar que el país no estaba de acuerdo con la Asamblea Mundial de la Salud porque “no todas las mujeres pueden amamantar por una variedad de razones”.

“La resolución tal como se redactó originalmente colocó obstáculos innecesarios para las madres que buscan proporcionar nutrición a sus hijos. Las mujeres deben tener la opción y el acceso a alternativas para la salud de sus bebés y no ser estigmatizadas por la forma en que pueden hacerlo”, expuso.

El debate de Washington derivó en que algunos delegados sugirieran que Estados Unidos podría reducir su contribución a la OMS cuando actualmente lo dotan de 845 millones al año, alrededor del 15 por ciento de su presupuesto total.

La administración de Trump sí consiguió eliminar las declaraciones que respaldan los impuestos a los refrescos por la lucha contra la obesidad, además de buscar sin éxito frustrar un esfuerzo de la OMS para ayudar a los países pobres a obtener acceso a medicamentos.

Asamblea Mundial de la Saludeeuulactancia maternaoms