Disminuye en 50 por ciento venta de alcohol en Venezuela

Las ventas de licores en Venezuela bajaron 50 por ciento en lo que va del año y se prevé que la demanda continuará en descenso, debido a la crisis económica que vive el país, informó el gremio de expendedores de licores.

“La situación del sector es crítica y afectará la cercana temporada navideña, debido a las dificultades para importar licores”, precisó Raimundo Salazar, presidente de la Asociación de Licorerías de Caracas (Asolica), gremio que agrupa unos dos mil establecimientos.

Con solo permitir que las licorerías abrieran el domingo el sector podría recuperarse, indicaron los empresarios. Foto de Internet
Con solo permitir que las licorerías abrieran el domingo el sector podría recuperarse, indicaron los empresarios. Foto de Internet

Indicó que hasta las ventas de ron y aguardiente han bajado y que la cerveza, producto de alto consumo en el país, ha desaparecido de nuestros refrigeradores por la escasa producción y altos precios.

Según registros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del año 1980, Venezuela se ubicaba en el tercer lugar con mayor consumo de alcohol en la región, antecedido por Chile y Argentina. En esa época el venezolano consumía un promedio de 12.7 litros de alcohol al año.

“Sin embargo hoy en día su consumo ha bajado mucho. El alto costo de las bebidas y la reciente Ley de Impuestos al Alcohol y Especies Alcohólicas que incrementó en forma importante los tributos al sector, nos mantienen al borde de la quiebra”, alertó.

Destacó que con una extensión del horario diario de venta y la apertura los días domingos podrían compensar las pérdidas y pagar más tributos al gobierno nacional, “que en definitiva es a lo que le debería interesar como ente recaudador”.

Mediante decreto, el gobierno nacional limitó la venta de bebidas alcohólicas a las licorerías hasta las 21:00 y ordenó el cierre de dichos establecimientos los días domingo, como una medida para minimizar el auge delictivo y la violencia criminal.

En opinión de Salazar esta decisión hasta ahora no ha contribuido a minimizar el delito ni la violencia criminal, pues las mismas persisten y se han recrudecido más, pese a que las licorerías han cumplido fielmente con el decreto emanado del ejecutivo.

Refirió que los nuevos aumentos de impuestos a la bebida son un golpe adicional para el bolsillo del consumidor, aunque se diga que solo afecta a quienes ganan más, ya que son los que están en capacidad de adquirir vinos y whiskys.

“Eso no es así, porque el común de los venezolanos que consume cerveza nacional, también se encuentra afectado por el aumento del precio que experimentó el producto”, añadió.

Redacción