Diosdado Cabello, nuevo presidente de la Constituyente en Venezuela

Foto de internet
Foto de internet

Cabello, de 55 años, sustituye a la excanciller Delcy Rodríguez, quien la semana pasada fue designada vicepresidenta de Venezuela


El poderoso vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, fue investido el martes como presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, que está bajo control del oficialismo y es rechazada por los críticos locales y extranjeros del gobierno venezolano que denuncian autoritarismo en el país.

“Yo no tenía ningún plan” de asumir la presidencia de la Constituyente, dijo Cabello en un discurso tras su juramentación. Agregó que jamás ha eludido las responsabilidades que le da “la revolución” en alusión al proyecto político ideado por el ahora fallecido presidente Hugo Chávez.

Cabello, de 55 años, sustituye a la excanciller Delcy Rodríguez, quien la semana pasada fue designada vicepresidenta de Venezuela en sustitución de Tareck El Aissami, quien encabeza el nuevo Ministerio de Industrias y Producción Nacional.

El 14 de junio, la Constituyente autorizó a Rodríguez y a Eduardo Piñate separarse de ese cuerpo legislativo para asumir la Vicepresidencia de la República y el Ministerio para el Proceso Social del Trabajo, respectivamente.

La Constituyente, que se instaló en agosto de 2017 y está a cargo de reescribir la carta magna, no es reconocida por los gobiernos de Estados Unidos, Europa y numerosos países de la región por considerarla ilegítima y tendría como fin consolidar “la dictadura” del presidente Nicolás Maduro.

Los adversarios locales del gobierno temen que la redacción de una nueva carta magna tenga como propósito convertir al país en un Estado socialista unipartidista.

Maduro ha rechazado esas acusaciones.

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Foto de Internet

 

En mayo pasado, el gobierno de Estados Unidos impuso sanciones contra Cabello, a quien acusa de narcotráfico y de dirigir una importante red de corrupción que desvió fondos de compañías estatales a cuentas en Rusia y otros países. Ese país ha sancionado a decenas de altos funcionarios de Venezuela en los últimos meses, entre ellos Maduro, por violaciones a los derechos humanos, acusaciones de narcotráfico y la erosión de las garantías democráticas.

Cabello es considerado uno de los líderes más poderosos del partido de gobierno por los vínculos que mantiene con sectores económicos y la importante ascendencia que tiene en el mundo castrense luego de haber sido oficial del ejército. Eso quedó en evidencia tras la muerte de Chávez el 5 de marzo de 2013, cuando finalmente se colocó como una figura de primer rango y muy influyente en el gobierno de Maduro, quien fue designado por Chávez como su heredero en caso que falleciese, como ocurrió, o quedara incapacitado por el cáncer que padecía.

Esa ascendencia fue labrada en parte por ser miembro del estrecho círculo íntimo de Chávez. Desde la llegada de éste último al poder tras su triunfo electoral en 1998, Cabello fue uno de sus colaboradores de mayor confianza, al punto de ser seleccionado para ocupar cargos considerados estratégicos, particularmente en momentos críticos para el entonces gobernante.

Esto no fue de extrañar: Chávez ejerció una influencia directa sobre Cabello desde que era un joven cadete de la Academia Militar. Como teniente del ejército, junto a varios oficiales de su promoción, acompañó al entonces teniente coronel Chávez en el fallido intento de derrocar al presidente Carlos Andrés Pérez el 4 de abril de 1992.

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Foto de EFE.

 

La incorporación de Cabello a la cúpula del gobierno se produjo en mayo de 2001 cuando fue designado ministro de la Secretaría, coincidiendo con el surgimiento en el país de rumores sobre malestar en las fuerzas armadas y la existencia de grupos militares que estarían propiciando un movimiento golpista.

En enero de 2002 fue promovido a la vicepresidencia, un cargo no electivo creado en la constitución de 1999 y que Cabello fue el tercero en ocupar.

En abril de ese año, grandes manifestaciones opositoras derivaron en violencia y la cúpula militar retiró su apoyo a Chávez y lo obligó a abandonar el poder, pero ante las intensas protestas de sus seguidores, los militares se vieron obligados a reinstaurarlo en la presidencia 47 horas después.

El 13 de abril de ese año, Cabello se juramentó como presidente en funciones después de la renuncia del presidente de facto, el líder empresarial Pedro Carmona, un día después de haber asumido.

Ya investido como presidente interino, Cabello ordenó a una fuerza elite del ejército, a la cual una vez perteneció Chávez, rescatarlo de manos de quienes lo depusieron.

Con información de The Associated Press

Asamblea Nacional ConstituyenteDiosdado CabelloVenezuela