Minuto a Minuto

Nacional Gobierno de Sheinbaum apostará por la ciencia al elevar al Conahcyt a secretaría: Rosaura Ruíz
Rosaura Ruíz Gutiérrez manifestó que el Conahcyt "se quedó chiquito" para lo que buscará el gobierno de Sheinbaum, por lo que el organismo se elevará a secretaría de Estado
Nacional Consejería Jurídica de Presidencia trabajará con ética y alta capacidad técnica: Ernestina Godoy
Ernestina Godoy Ramos será la próxima titular de la Consejería Jurídica de la Presidencia a partir del 1 de octubre
Nacional Bienestar, agua y producción de alimentos serán las prioridades de la agricultura en México: Julio Berdegué
Julio Berdegué Sacristán detalló las prioridades que tendrá la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural a partir del 1 de octubre
Deportes “Te vamos a extrañar bastante”, Club América oficializa salida de Julián Quiñones
Con un emotivo video, el Club América dio a conocer la salida de Julián Quiñones, tras un año en el equipo
Internacional EE.UU. sanciona a líderes de La Nueva Familia Michoacana
El Departamento del Tesoro de EE.UU. sancionó a ocho líderes de La Nueva Familia Michoacana, señalados de tráfico de drogas y migrantes
DeSantis, de guerrero conservador a modelo para el EE.UU. “antiwoke”
Ron de Santis. Foto de EFE

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, que confirmó que buscará la nominación republicana en 2024 con vistas a llegar a la Casa Blanca, ha pasado en 5 años de ser casi un desconocido en política a ser visto como el azote de la cultura “woke” (progresista) en Estados Unidos.

DeSantis oficializó ante la Comisión Electoral Federal lo que era un secreto a voces desde hace meses, esto es su entrada de lleno en la carrera a la Casa Blanca, para lo cual deberá derrotar primero en las primarias al expresidente Donald Trump (2017-2021), quien lo aupó a la Gobernación de Florida en 2018 y ahora lo vapulea verbalmente a diario.

El gobernador de Florida, nacido en el estado hace 44 años, no suele responder en caliente a los ataques del exgobernante de 76 años, pero de vez en cuando suelta algún dardo envenenado a su antiguo mentor.

Su temperamento es menos explosivo que el de Trump y cuando está incómodo o enojado se le nota, pero controla su ira.

También es menos simpático y conecta menos naturalmente con la gente que su rival.

Hay algo “nixoniano” en DeSantis, dice el analista y periodista republicano Alfonso Aguilar, quien señala que al presidente Richard Nixon (1969-1974), que debió dimitir por un escándalo de escuchas telefónicas ilegales, “no le gustaba hablar con la gente”.

Trump, que probó en la campaña de 2016 contra la “corrupta (crooked) Hilary” Clinton que motejar a los rivales da buenos resultados, le ha endilgado a DeSantis el apodo de “DeSanctimonius”, un juego de palabras con el apellido del gobernador floridano y la palabra “mojigato” en inglés.

Antes de que se convirtiera en un rival de cara a las primarias lo llamaba el “guerrero conservador”. Ambos calificativos le calzan bien.

DeSantis se presenta como un hombre religioso y amante de su esposa Casey y sus tres hijos y no ha dado pie a escándalos en su vida privada, algo de lo que Trump no puede presumir.

Es católico, su boda en los parques Disney la ofició un sacerdote de esa religión, pero se muestra muy cercano con los protestantes y cada vez que puede recita versos de la Biblia.

Demuestra ser implacable con quienes no piensan como él o se oponen a sus políticas. “Cruel” es uno de los adjetivos que le suelen dirigir con más frecuencia sus detractores .

Al actual gobernador de Florida, que en noviembre pasado ganó la reelección con incuestionable holgura, se le atribuye ser el máximo responsable de que este estado del sureste de Estados Unidos haya abrazado el color rojo, el del Partido Republicano, después de haber formado parte de los estados sin patrón de voto fijo .

Sí en su primer mandato se caracterizó por su postura en contra de los cierres de negocios, de los encierros y de los certificados de vacunación frente al COVID-19, en este segundo se ha abocado a una guerra contra los postulados progresistas (woke), un término surgido de la lucha contra la injusticia racial, mediante la reformulación del marco legal del estado para hacerlo ultraconservador.

La lucha sin piedad contra la “migración ilegal” es uno de sus caballos de batalla de cara a las primarias, pese a las advertencias de que afecta negativamente a la economía del estado.

Antes de anunciar su candidatura, el Congreso estatal, de abrumadora mayoría republicana, aprobó leyes sugeridas en algunos casos por él como la prohibición del aborto a partir de las seis semanas de embarazo, la eliminación de los programas de diversidad racial en universidades públicas o la prohibición de tratar de asuntos relacionados a la identidad de género y la orientación sexual en las escuelas, por citar algunas.

Una de esas leyes, la conocida como “No digas gay” lo enfrentó con el gigante del entretenimiento Disney, que, tras criticarla públicamente, acabó privado del autogobierno que ejerció durante más de medio siglo en sus parques en Florida e inició una batalla judicial contra DeSantis, que es graduado “cum laude” de las universidades de Harvard y Yale.

Antes que gobernador, fue miembro de la Marina, asesor legal de la fuerzas especiales en Irak y fiscal en la prisión de Guantánamo para acusados de terrorismo.

En su libro “The Courage to Be Free: Florida’s Blueprint for America’s Revival” (“El coraje de ser libre: el plan de Florida para el renacimiento de Estados Unidos”), publicado en febrero, reveló su “manual” para un político: “esté dispuesto a liderar, tenga el coraje de sus convicciones, cumpla con sus electores y coseche las recompensas políticas”.

Con información de EFE