Cuatro excolaboradores de Sarkozy condenados por sus trabajos en el Elíseo
El expresiente de Francia Nicolas Sarkozy, saluda tras la firma de su nuevo libro que acaba de salir en Francia, "Promenades", este miércoles en una librería de Madrid. Foto de EFE/ Rodrigo Jiménez.

La Justicia francesa condenó este viernes a cuatro de los más próximos colaboradores de Nicolas Sarkozy durante el periodo en que fue presidente francés, por el encargo de forma irregular de sondeos políticos que le costaron millones de euros al erario público.

El Tribunal Judicial de París, que no juzgó a Sarkozy porque entonces estaba protegido por la inmunidad presidencial, sentenció a Claude Guéant, mano derecha de Sarkozy como secretario general del Elíseo, a ocho meses firmes de prisión, a los que se añadirían otros cuatro en caso de reincidencia.

Guéant, que a sus 77 años se encuentra encarcelado por otro asunto relacionado con el periodo en el que fue ministro del Interior y no estuvo presente en la lectura de la sentencia, fue declarado culpable del delito de favoritismo.

Su abogado indicó de forma inmediata a la prensa que tiene intención de recurrir.

Patrick Buisson, que era otro colaborador directo de Sarkozy, fue sentenciado a dos años de cárcel exentos de cumplimiento y a una multa de 150 mil euros.

También fueron condenados la directora de gabinete en el Elíseo de Sarkozy, Emmanuelle Mignon, a seis meses de cárcel exentos de cumplimiento; e igualmente se establecieron seis meses de cárcel junto a una multa de 70 mil a Pierre Giacometti, responsable de un instituto de sondeos al que se hacían buena parte de los encargos.

El tribunal absolvió al hombre que se encargaba de los estudios de opinión en la presidencia de la República, Julien Vaulpré, que fue el quinto acusado que se sentó en el banquillo durante el proceso, celebrado entre octubre y noviembre del pasado año.

En su veredicto, consideró que los cuatro condenados, al encargar multitud de estudios de opinión sin licitación, habían atacado de forma grave la autoridad del Estado.

Además, recordando la crisis financiera que se vivió durante aquellos años, señaló que el Elíseo tendría que haber sido mucho más cuidadoso a la hora de respetar las reglas de gestión del dinero público.

Aunque protegido por la inmunidad por todos los actos en el ejercicio de sus funciones de presidente, Sarkozy fue convocado a declarar como testigo durante ese proceso a comienzos de noviembre.

Pero se negó a responder a las preguntas del tribunal amparándose en las prerrogativas que le atribuye la Constitución para mantener en secreto su acción como jefe del Estado.

Sarkozy ya ha sido condenado a dos penas de cárcel por asuntos relacionados con su actividad política, pero al margen de esas funciones de presidente: una por corrupción y otra por financiación irregular de su campaña electoral de 2012.

Ambas sentencias han sido recurridas por el expresidente.

Con información de EFE