Controladores aéreos de Francia anuncian paro

Los dos sindicatos mayoritarios de los controladores aéreos franceses confirmaron hoy un paro en el sector para el jueves y el viernes próximos en los aeropuertos de ese país europeo.

La Dirección General de la Aviación Civil Francesa (DGAC) confirmó el aviso del paro para el 2 y 3 de julio, que amenaza con perturbar el tráfico aéreo de Francia y de toda Europa.

En las próximas horas, la DGAC podría pedir a las aerolíneas que operan en Francia que reduzcan sus vuelos en el país el jueves y viernes próximos.

Las fechas de los paros son importantes porque son dos de las jornadas de mayor salida de vacaciones de verano de los franceses y también de la llegada a Francia de miles de turistas de todo el mundo.

Los sindicatos del sector indicaron que la fecha fue elegida porque coincide con la presentación de un plan europeo sobre el funcionamiento del sector para los próximos cuatro años.

La medida de presión fue convocada por los sindicatos para protestar por sus bajos salarios y los medios acordados para el control de la navegación aérea en Francia, luego de fracasar varias jornadas de negociación.

“Las negociaciones están rotas. El gobierno no está dispuesto a dar más (…) cada uno asume sus responsabilidades”, declaró el secretario general del Sindicato Nacional de Controlares del Tráfico Aéreo (SNCTA), Roger Rousseau.

Elparo afectará tanto a turistas extranjeros como a todo el tráfico aéreo de Europa
El paro afectará tanto a turistas extranjeros como a todo el tráfico aéreo de Europa

Fuentes sindicales señalaron que en el seno de la profesión existe “una desmotivación y una inquietud creciente a un nivel nunca visto desde hace décadas”.

El principal sindicato de controladores, el SNCTA, uno de los dos sindicatos convocantes, representa a la mitad de los afiliados del sector y el otro, la FO, el 3.0 por ciento.

El paro sería el segundo del sector en los últimos tres meses. Los controladores franceses se declararon el pasado 8 y 9 de abril ya en huelga, un movimiento de protesta que perjudicó a todo el espacio aéreo europeo por la ubicación geográfica de Francia.

Redacción