Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Compañía destinará 500 millones de dosis a EE.UU. si logra vacuna contra COVID-19

Compañía destinará 500 millones de dosis a EE.UU. si logra vacuna contra COVID-19 - vacuna
Foto de EFE / Archivo

Si la vacuna que produce contra el COVID-19 resulta efectiva, Moderna destinará 500 millones de dosis para EE.UU. y mil millones para el mundo

Moderna, unas de las farmacéuticas en busca de una vacuna contra el coronavirus, anunció este miércoles que espera producir 500 millones de dosis para Estados Unidos y llegar a los mil millones anuales en todo el mundo, lo que puede suponer un respiro a nivel global y en el país norteamericano, donde los casos no paran de aumentar en el sur.

El consejero delegado de Moderna, Stéphane Bancel, explicó en una llamada con analistas que prevén poder producir 500 millones de dosis de su nueva vacuna en EE.UU. para el mercado interno y llegar a las mil millones de dosis anuales en todo el mundo.

“La prioridad es tener capacidad disponible para Estados Unidos”, indicó Blanche, quien detalló que esperan dar al Gobierno estadounidense control de la distribución de la vacuna si esta supera finalmente las pruebas clínicas de la fase 3, que comenzarán el 27 de julio.

Con más de 700 muertos diarios de media a nivel nacional en la última semana, parece que la primera potencia mundial ha puesto todas sus esperanzas de salida de esta crisis sanitaria en la vacuna.

Florida se está consolidando como foco principal en el país, con más de 300 mil casos positivos acumulados en las últimas 24 horas y sin lograr bajar de los 10 mil casos diarios.

El Departamento de Salud de Florida informó este miércoles que el estado había superado los 300 mil contagios, al sumar más de 10 mil 181 nuevos casos en las últimas 24 horas y 112 muertes, en medio de una creciente preocupación por la extensión de la pandemia y la falta de decisiones a nivel estatal.

Ante la situación no solo en Florida sino también en el resto del país, la Administración del presidente Donald Trump ha destinado más de 2 mil 200 millones de dólares en apoyar varias candidatas a vacuna a inmunizar la población contra el coronavirus SARS-CoV-2, entre ellas dos que parecen ir por el buen camino: la mRNA-1237 de Moderna y la BNT162 de Pfizer.

Ambas están preparando ya la entrada en la última fase de ensayos clínicos este mes con un grupo de unos 30 mil voluntarios, con la esperanza de, si se confirman que son vacunas seguras y eficaces, recibir la aprobación rápida de los reguladores estadounidenses.

Con estas noticias, los principales índices de Wall Street se movieron en el terreno positivo a lo largo del día con la esperanza de que una segunda ola del virus sea difícil de contener y no permita la reactivación económica antes de que la economía alcance un punto de difícil retorno.

La mascarilla o la vida

Por contra, la mascarilla o cubrebocas parece estar perdiendo la batalla como alternativa para contener el índice de infectividad con varios gobernadores republicanos enrocados en no forzar su uso con multas, pese al aumento de casos.

El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, anunció este miércoles que contrajo COVID-19, pero volvió a negarse a ordenar el uso obligatorio de la mascarilla, aunque las infecciones en el estado siguen elevándose.

Estados con alto número de nuevos casos de COVID-19 per cápita y gobernadores republicanos como Texas o Florida han rectificado y ha ordenado llevar cubrebocas, mientras que otros como Georgia y Iowa siguen resistiéndose a esta medida.

Mientras tanto, la mayor red de supermercados de país, Walmart, anunció hoy que requerirá a todos sus clientes llevar máscara a partir del próximo lunes.

Luchas internas

Para añadir más incertidumbre a la lucha contra el coronavirus, Peter Navarro, un importante asesor de Trump en materia de comercio e industria, criticó duramente al principal epidemiólogo de EE.UU., el doctor Anthony Fauci, por “equivocarse en todo” respecto a la pandemia.

El director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas aseguró en una entrevista con The Atlantic que esas críticas descarnadas “distraen de lo que debería ser un esfuerzo común para controlar esto, en lugar de estas idas y venidas en distracciones, que no tienen ningún sentido”.

“No hay una evaluación honesta en lo que está funcionando y lo que no”, aseveró Fauci, que se ha ganado la oposición de algunos asesores del Trump por su sinceridad.

Aun así, la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, negó que haya una estrategia coordinada para desacreditar la labor de Fauci, quien ha pedido en varias ocasiones más severidad en las medidas de distanciamiento social para contener la pandemia.

 

Con información de EFE

coronaviruscovid-19Modernavacuna
Menú de accesibilidad