Balmoral despide a la reina Isabel II en la serenidad de la naturaleza
Admiradores de la reina Isabel II dejan flores y recuerdos afuera del castillo de Balmoral. Foto de EFE

Perdido en un remoto parque natural del centro de Escocia, el castillo de Balmoral fue la última morada de la reina Isabel II y ahora los lugareños despiden con serenidad y gran tristeza a una mujer que supuso para ellos “un modelo de persona”.

Solo una tortuosa carretera local llega hasta el castillo, rodeado por la naturaleza exuberante del parque Cairgorns y bañado por el río Dee.

A este lugar tan aislado del bullicio, que la reina adoraba y usaba como residencia de verano, decenas de vecinos de los cercanos pueblos de Crathie o Ballater acudieron para rendir un último homenaje a una soberana muy apreciada por su pueblo.

Con ramos de flores, pero también con osos de peluche y otros regalos, los habitantes de la comarca y algunos curiosos mostraron su emoción y, sobre todo, respeto por la difunta.

Dispuestos en semicírculo en torno a la puerta principal del castillo, con la nutrida presencia de los periodistas detrás, alrededor de medio centenar de personas se iban turnando para despedir a quien fue su reina durante 70 años.

Alguno no podía apenas formular palabra cuando se le preguntaba por sus sentimientos. Otros, como la escocesa Carly McGregor, se acordaban no solo de Isabel II, sino también del nuevo rey, Carlos III.

“Hay una mezcla de emociones. Estamos tristes, pero tendremos un nuevo rey muy pronto. Esto es muy difícil para el rey Carlos III. Un proceso muy complicado para él: perder a su madre y tener que volver al trabajo al día siguiente… No mucha gente hace eso”, dijo a EFE.

El orgullo de los vecinos

La fuerte presencia policial no fue obstáculo para que quien lo deseara se acercara a Balmoral. Unos cuantos albergaban la esperanza de ver pasar en sus coches a los miembros de la familia real, que fueron dejando el castillo de forma progresiva.

McGregor reconocía que ayer, entre lágrimas, estuvo explicando a sus hijos la relevancia de Isabel II y les contó historias sobre la reina: “Era una increíble inspiración para muchos, por la ética de trabajo, por la manera en la que se ha comportado y todo lo que ha soportado”.

“Me alegra que (su fallecimiento) haya pasado aquí, en Balmoral, porque creo que ha sido más que feliz aquí”, terciaba por su lado su marido, Donald McGregor.

Flores y regalos afuera de Balmoral en recuerdo de la reina Isabel II. Foto de EFE

Coincidía con ese sentimiento Mary Arklas, que se desplazó hasta la entrada del castillo de Balmoral acompañada por su hija Mia, que consideró “un honor” que Isabel II se encontrara en Escocia en el momento de su deceso.

También se acercaron al castillo la pareja formada por Joy y Chris Ojobi, ambos nigerianos, que recordaban que su país forma parte de la Commonwealth (o Mancomunidad de Naciones) que le fue tan querida a la soberana.

“Ella unió a la Commonwealth bajo este paraguas de madre. Nigeria es parte de la Commonwealth y hemos sentido su amor durante todos estos innumerables años”, declaró a EFE, Joy Ojobi.

Para la mujer, Isabel II encarnaba sobre todo la maternidad, sobre todo por cómo consagró su vida “a servir más allá de su familia y su gente”.

Condolencias en la capital

En Edimburgo, escoceses y muchos turistas se acercaron este viernes hasta el palacio de Hollyrood, residencia real en Escocia, para depositar ramos de flores, tarjetas y ver de cerca la notificación oficial de la muerte de Isabel II colgada sobre las rejas de este majestuoso edificio.

“Gracias Su Majestad por su servicio”, “Gracias por su fiel servicio al país”, “Gracias por una vida de servicio. Se le echará de menos”, eran algunos de los mensajes que rezan sobre las numerosas flores que la gente ha empezado a dejar ante el palacio.

Aunque había más turistas que lugareños, el ambiente ante este palacio era sombrío, mientras que había banderas británicas y escocesas a media asta en los edificios públicos, así como la de la Unión Europea (UE) ante el Parlamento de Edimburgo (regional).

Una escocesa que se identificó como Elsa dijo a EFE, frente al palacio de Hollyrood, que la muerte de la reina Isabel II es “profundamente triste” porque supone el “fin de una era. La reina fue sinónimo de continuidad y solidaridad. Fue muy importante para el pueblo escocés”.

Entre los turistas había una chilena, Ana María, que calificó de “maravilloso” el servicio de Isabel II para su país, pero observó que la continuidad de la línea sucesora irá “por buen camino”.

A unas jóvenes españolas que empiezan a estudiar la próxima semana en la Universidad de Edimburgo les sorprendió este acontecimiento, que calificaron de “histórico” y admitieron que aún no saben si tendrán clases.

Edimburgo se prepara ya para la prevista llegada del féretro con los restos mortales de Isabel II al palacio de Hollyrood, donde permanecerá varias horas antes de ser llevado a la catedral de St Giles, en la zona antigua de la ciudad.

Frente a esta catedral, rodeada de policías y cerrada hasta nuevo aviso, se montaban hoy las barreras que marcarán el camino por donde los ciudadanos pasarán antes de acceder al templo religioso para dar el último adiós a Isabel II antes de que sus restos sean llevado a Londres para el funeral de Estado.

Con información de EFE