La ALBA considera que Nicaragua da una “respuesta digna” al salir de la OEA
Foto de EFE

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) consideró que la decisión de Nicaragua de salir de la OEA supone una “respuesta digna a los constantes intentos de esa organización de cometer actos de injerencia”.

“La decisión soberana de Nicaragua de apartarse de la OEA es una respuesta digna a los constantes intentos de esa organización de cometer actos de injerencia”, escribió en Twitter el secretario ejecutivo de la ALBA, Sacha Llorenti.

A su juicio, la decisión adoptada por Nicaragua es una muestra de que la Organización de Estados Americanos (OEA) “es cada vez más irrelevante”.

El Gobierno de Nicaragua denunció la Carta de la OEA y anunció su salida de ese organismo, después de que descalificara las elecciones generales del 7 de noviembre, en las que se impuso el presidente Daniel Ortega para un quinto mandato.

“Estamos renunciando y desvinculándonos de la Organización de Estados Americanos, dando por terminado el vínculo del Estado nicaragüense y la OEA”, señaló el ministro nicaragüense de Relaciones Exteriores, Denis Moncada, en una comparecencia de prensa desde la sede de la Cancillería, en Managua.

Daniel Ortega Nicaragua
Daniel Ortega. Foto de EFE

Moncada dijo que, por instrucción de Ortega, envió una comunicación al secretario general de la OEA, Luis Almagro, en la que denuncian la Carta de ese organismo continental, con la que, ratificó, se están “desligando de la OEA”.

En el documento, Managua acusó a la OEA de incumplir, desconocer irresponsablemente y trasgredir su propia Carta sobre el respeto a la igualdad soberana de los Estados, la no injerencia en los asuntos internos y la no imposición de medidas unilaterales, ilegales y coercitivas.

La decisión de Nicaragua se produce luego de que la 51 Asamblea General de la OEA, en una resolución aprobada el pasado viernes, considerara que las elecciones generales que garantizaron la permanencia de Ortega en el poder “no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática”.

Con información de EFE