Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

A un año del primer caso de COVID-19 en España, personal sanitario presenta cansancio físico y emocional

A un año del primer caso de COVID-19 en España, personal sanitario presenta cansancio físico y emocional - Foto de EFE
Foto de EFE

La tercera ola ha sumido a los profesionales sanitarios en una honda tristeza y enfado, están al límite de poder soportar tantas muertes

Un año después de confirmarse el primer caso de coronavirus en España, la tercera ola de la infección amenanaza con saturar los hospitales, donde están ingresados cerca de 31 mil enfermos de COVID-19, más de 4 mil 700 en cuidados intensivos (ucis), y los profesionales sanitarios se sienten desbordados y agotados.

El Ministerio de Sanidad notifica últimamente unos 40 mil contagios y 500 muertes cada jornada, con una incidencia que roza los 900 casos de media por cien mil habitantes en 14 días, a la espera de que las restricciones drásticas de circulación, relaciones sociales y actividades comerciales y de hotelería bajen la transmisión.

El Gobierno se niega, por ahora, a los confinamientos domiciliarios que le piden varias regiones.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, dijo el viernes que la curva de contagios comienza a doblegarse, aunque la situación es “muy preocupante”, la ocupación hospitalaria elevada y quedan “semanas duras”.

Los pacientes ocupan el 24 por ciento de todas las camas hospitalarias y el 44 por ciento en las ucis, según los datos oficiales.

Este último indicador es grave especialmente en la región de la Comunidad Valenciana (este), con el 63.29 por ciento, y en La Rioja (norte), con el 59.77 por ciento. En Madrid, Castilla-La Mancha (centro) y Cataluña (noreste) se supera también el 50 por ciento y se iguala este porcentaje en Castilla y León (centro norte).

A falta de datos nacionales durante los fines de semana, varias regiones ofrecieron este sábado su propia información.

Andalucía (sur) registró 7 mil 899 casos nuevos en las 24 horas anteriores, un nuevo récord de contagios en un día, aunque el número de fallecimientos fue menor que el de las últimas jornadas, con 69.

La Comunidad Valenciana volvió a rondar el centenar de defunciones por sexto día consecutivo y notificó 97 más y otros 8.000 contagios.

En Madrid bajaron algo los fallecidos (62) y los infectados en un día (5.488), así como los hospitalizados ordinarios (4.114), pero subieron en ucis (718); en una residencia de ancianos de esta región han muerto doce personas este mes a causa de la enfermedad. Castilla y León sumó 2 mil 381 casos y 31 muertos.

Personal sanitario al límite

La dureza de la tercera ola ha sumido a los profesionales sanitarios en una honda tristeza y enfado, están al límite de poder soportar tantas muertes, a veces entre lágrimas, y ser testigos diarios del “egoísmo” de los ciudadanos que incumplen las medidas de seguridad sanitaria, según varios testimonios en Madrid.

Agotamiento psíquico y físico, sobrecarga asistencial y la sensación de haber regresado a los momentos más duros de la epidemia, en la primavera pasada, aunque ahora mejor preparados. Pero cada vez es más frecuente el paciente joven que acaba en la uci o muere.

Laura (nombre ficticio), enfermera del Hospital de la Princesa, tiene a su cargo a 24 pacientes, el doble de lo normal.

Ha perdido en los últimos seis días a tres y vive en un puro estado de estrés y ansiedad. La “mayoría” de sus compañeras toman ansiolíticos para dormir y descansar, cuenta. “Están saturadas mental y físicamente: ven que la gente no sigue las recomendaciones y que los políticos no hacen nada”.

Las ucis, prosigue, están llenas y para conseguir una cama en cuidados intermedios “hay que pelearse con todo el mundo. Se ha empezado a hacer triaje”.

El enfermero de uci Eduardo Fernández (Hospital Infanta Sofía) explica que, con la saturación de los cuidados intensivos, “ese cribaje se ha intensificado”.

El criterio principal no es la edad del enfermo, “sino cuántos años va a ganar ese paciente con calidad de vida”, algo que deciden los médicos, comenta.

Pero ahora mismo, añade, “tenemos mucha gente joven que lo único que tiene es COVID-19 y es difícil que un mayor no tenga absolutamente nada, con lo que los jóvenes se llevan la cama por goleada”.

Más de 2.7 millones de contagios y 58 mil muertos

Según los registros sanitarios oficiales, 2 millones 743 mil 119 personas se han contagiado en España y 58 mil 319 han muerto desde que comenzó la epidemia.

El 31 de enero de 2020, el Centro Nacional de Microbiología confirmó el primer caso, un turista alemán en la isla canaria de La Gomera (océano Atlántico). Justo un mes antes, las autoridades de Wuhan (China) habían informado de 27 enfermos de una neumonía desconocida.

El 13 de febrero, aunque se conocería el 3 de marzo, se produjo el primer fallecimiento en España. El 14 de marzo el Gobierno decretó el primer estado de alarma (hasta el 21 de junio) y ordenó el confinamiento domiciliario de la población, en los momentos más graves de la emergencia sanitaria.

Ahora, en el segundo estado de alarma, decretado el 25 de octubre, la incidencia de la tercera ola puede haber llegado al máximo (España sigue a la cabeza entre los países de Europa occidental más poblados), pero la presión hospitalaria alta durará aún, pues varias regiones superan los mil 200 casos por cien mil habitantes.

Con información de EFE

contagiosespañaestado de alarmapersonal sanitarioprimer casoUCIS
Menú de accesibilidad