Con canciones y fotografías seguidores dan último adiós a Vicente Fernández
Seguidores de Vicente Fernández en Guadalajara, Jalisco.

Con fotos, pancartas y canciones los seguidores de Vicente Fernández se despidieron del cantante que falleció este domingo tras una estancia hospitalaria de cuatro meses en la que estuvo conectado a un respirador artificial.

Fernández falleció en una fecha emblemática para los mexicanos: la celebración de la Virgen de Guadalupe, a la que declaró su devoción, tras un grave deterioro de su salud desde hace meses.

Ídolo de multitudes e ícono de la música popular mexicana, los restos de Fernández salieron esta mañana del hospital privado a bordo de una carroza fúnebre.

Horas antes sus seguidores llegaron a las puertas del nosocomio para corear canciones como “Mujeres divinas”, “Volver, volver” y despedirse de la última gran figura popular de la canción ranchera.

Tras conocerse la noticia del deceso de su padre, Gerardo y Vicente Fernández Jr. dejaron el hospital sin detenerse a hablar con los medios de comunicación.

El cuerpo de Fernández fue trasladado hasta la arena que lleva su nombre donde se prevé un homenaje masivo.

“Nadie va a poder ocupar su lugar, no hay nadie como él, quién sabe cuándo habrá uno como él”, dijo a Efe Martín Monroy, del grupo Mariachi Nacional, en la plaza Garibaldi de Ciudad de México en la que se concentraban seguidores del cantante para expresar su pesar.

“Es un ídolo de México a nivel nacional e internacional. Cantamos muchas de sus canciones porque son las que más nos piden junto con las de Negrete o José Alfredo Jiménez”, explicaba Monroy mientras se prepara para una intensa jornada en la Plaza Garibaldi en la que suenan ya con fuerza las canciones de Vicente Fernández.

Flores y fotografías

En Guadalajara, sus seguidores comenzaron a dejar flores y fotografías en su estatua que el propio cantante inauguró en la Plaza de los Mariachis, un sitio obligado para los amantes de la música vernácula.

Apenas este sábado el cuerpo médico y familiares anunciaron en un comunicado que el llamado “Charro de Huentitán” permanecía en  “estado crítico” de salud y “con pronóstico reservado”, luego de una fuerte inflamación de las vías respiratorias.

Los nietos de Fernández, Camila Fernández y los cantantes Alejandro Fernández Junior y Camila Fernández acudieron el sábado al hospital para visitar a su abuelo y salieron con el semblante triste.

“No tengo nada que decir, gracias por su apoyo”, dijo a medios de comunicación Alejandro Fernández Junior, quien dejó el hospital todavía con una cofia en el cabello, un elemento indispensable para las visitas en terapia intensiva.

Inolvidable entre el público 

Desde que se conoció la noticia de su deterioro de salud, sus canciones se hicieron presentes en los hogares y los bares de Guadalajara como un himno colectivo que presagiaba el final de su vida.

En agosto, cuando el cantante ingresó en el hospital sus seguidores se acercaban a las puertas del hospital para interpretar sus canciones, dejar flores o inmortalizar su figura en un mural. También era común escuchar frases como “¡Viva Chente!” y bocinazos provenientes de los automovilistas que pasaban frente al centro de salud.

En las redes sociales personalidades y seguidores expresaron su tristeza por el fallecimiento de “Chente”, como la gente lo llamaba cariñosamente mientras que en diversos actos públicos se escucharon fragmentos de sus canciones y se guardó un minuto de silencio.

El equipo de futbol Chivas de Guadalajara, del que era aficionado y al que inmortalizó su grito de batalla que se escucha en todos los partidos, lamentó la muerte del cantante a quien calificó como el tapatío con el “corazón más rojiblanco”.

“Uno de los grandes intérpretes de la música mexicana. Hoy nos dejas, pero siempre te recordaremos como un grande”, expresó el club en sus redes sociales.

El cariño de su público se hizo presente incluso luego de que el también actor se alejara de los escenarios en 2016. Seguidores de todas partes del mundo llegaban hasta su rancho en el municipio de Tlajomulco para entrar e intentar conocerlo en persona, lo que ocurría frecuentemente si Fernández dedicaba el día a cuidar a su ganado o a andar en caballo.

El intérprete de “El Rey” y “Mujeres divinas” había dejado los escenarios en 2016 y, aunque apareció varias veces sobre los escenarios, quiso dedicar sus últimos años de vida a descansar y a compartir tiempo con su familia.

Tras más de 60 años subido en los escenarios, deja un enorme vacío en los mexicanos el conocido como el rey de la música ranchera, un título forjado a base de entrega, dedicación y una potente e inconfundible voz.

Con información de EFE