Las posibles revelaciones del último episodio de Game of Thrones
Foto de HBO

La última temporada de Game of Thrones continúa dando de que hablar, tanto por la calidad de sus episodios como por la manera en que van cerrando la historia, revelando muchos secretos y respondiendo las preguntas de los fanáticos.

En este sentido, una de las revelaciones más importantes podría haberse dado apenas en el segundo episodio, en la canción de Podrick Payne, interpretada posteriormente por la agrupación Florence + The Machine.

El tema fue bautizado como Jenny de Oldstones, un personaje tan importante para el mundo donde transcurre la historia de Game of Thrones como desconocido para todos.

Jenny, una mujer pobre, era descendiente de los reyes de los Primeros Hombres, y con su dulce apariencia logró enamorar a Duncan Targaryen, entonces heredero al trono de los siete reinos.

El matrimonio entre ambos le costó a Duncan la posibilidad de ser rey, pero selló el destino decretado por una bruja conocida como el “Fantasma de Alto Corazón”, quien dijo al nuevo heredero al trono, Jaehaerys, que de su linaje nacería Azor Ahai, quien terminaría con la “larga noche” con su espada “Portadora de Luz”.

Daenerys y Jon. Captura de pantalla
Daenerys y Jon. Captura de pantalla

Con esto en mente, Jaehaerys arregló las bodas de sus hijos Aerys y Rhaella. Ambos personajes tuvieron a su vez tres hijos, incluyendo a Viserys, quien murió al inicio de la serie a manos de Khal Drogo; Rhaegar, padre de Aegon (conocido actualmente como Jon Snow); y Daenerys, quien se consideraba heredera legítima de la casa Targaryen.

Lo anterior reforzaría la teoría de que Jon Snow es el mismísimo Azor Ahai, mientras que Daenerys sería Nissa-Nissa, a quien debe atravesarle el corazón para encender la llama de la espada y acabar con la oscuridad.

Cabe destacar que otras versiones indican que la canción sobre Duncan y Jenny también podría revelar al origen del Rey de la Noche, un antiguo comandante de la Guardia de la Noche quien proclamó como su reina a una mujer con los ojos azules iguales a estrellas y la piel pálida como la Luna.

Con información de Milenio