Empresas de EE.UU. piden apoyo ante propuesta de reforma energética en México
Fotografía hecha con un dron que muestra generadores de energía eólica en Yancheng, provincia de Jiangsu, China. SHFRP New Energy ha producido la paleta de fibra de vidrio para energía eólica más larga del mundo, S90, y la paleta para energía eólica más larga del mundo, S102. Foto de EFE/ Alex Plavevski.

Previo a la reunión de Jennifer Granholm con el presidente Andrés Manuel López Obrador, empresas del ramo energético pidieron garantías para seguir trabajando en México destacando los obstáculos que les ha impuesto el gobierno mexicano.

En un comunicado conjunto, Mike Brown, titular del Energy Business Council México-Estados Unidos, pidieron a autoridades estadounidenses revisar las acciones respectivas a la reforma energética así como la que se trabajó con el sector privado de energía en la presente Administración.

Coincidieron en que el diálogo sea sólido y productivo sobre su futuro en el sector energético del país, “específicamente sobre los impactos negativos de los esfuerzos del gobierno actual para hacer retroceder a México a antes de la reforma energética de 2013”.

Abogaron por una resolución acelerada de los múltiples estancamientos que obstaculizan las inversiones estadounidenses y que se aporte responsabilidad al proceso.

“El sector privado quiere ser socio del gobierno y pueblo de México y continuar haciendo inversiones que traigan energía más barata, limpia y confiable a México”, indicaron.

Señalaron que aunque ha habido cierto diálogo con las autoridades mexicanas, este ha sido inadecuado.

“Por eso nos gustaría tener su ayuda para alentar a la Administración de AMLO para trabajar con socios del sector privado en lugar de restringir el acceso y en algunos casos que nos excluyen”, apuntaron.

Finalmente, se dijeron listos para ofrecer recursos, apoyo y experiencia en esta área y mostrar al Gobierno de México cómo se pueden producir políticas que promuevan mejor la apertura del mercado energético en México.

“Una forma de proteger a las empresas locales al mismo tiempo que amplía el acceso a más fuentes de energía a precios más bajos”, puntualizaron.

La secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm, alzó la voz tras una visita a México marcada por las “preocupaciones” y las presiones en Washington que causa la polémica reforma eléctrica que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado viernes.

La funcionaria, quien canceló una conferencia de prensa para hablar de su gira, advirtió de los “impactos negativos” de la reforma en un posicionamiento público que compartió el Departamento de Energía.

Granholm advirtió de que “la reforma propuesta podría también dificultar los esfuerzos conjuntos de Estados Unidos y México en energía limpia y clima”.

“Debemos mantener y realzar los mercados energéticos abiertos y competitivos que traen beneficios a Norteamérica. Me aseguraron que México está comprometido a respaldar la energía limpia y a resolver actuales disputas con proyectos de energía dentro del marco de la ley”, manifestó.

La gira de Granholm ocurrió en medio del debate público sobre la reforma, que limitaría al 46 por ciento la participación privada en generación eléctrica para favorecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), empresa del Estado.

Con información de López-Dóriga Digital