Minuto a Minuto

Nacional AMLO pide al movimiento Marea Rosa que se recomponga y que “le echen ganas” tras elecciones
López Obrador pidió a los integrantes de Marea Rosa que sigan adelante en sus objetivos y que no solo salgan a manifestarse en elecciones
Nacional “Son muy buenos, experimentados”: AMLO celebra primeros nombramientos del próximo Gabinete de Sheinbaum
López Obrador destacó la capacidad de Claudia Sheinbaum, y dejó en claro que él no está influyendo en los nombramientos del próximo Gabinete
Deportes A un día de su debut frente a Jamaica, México tiene más dudas que certezas
México debutará este sábado en la Copa América con un partido frente a Jamaica, que se apuesta por una victoria
Nacional CFE acusa campaña mediática en su contra tras apagones de mayo pasado
La CFE dejó en claro que no hay una crisis de electricidad en el país, tal y como ha referido diversos medios en últimas semanas
Internacional Aguas del Sena siguen sin ser aptas para competiciones olímpicas
El análisis más reciente de la calidad del agua del río Sena revela que no está a la altura para las competiciones olímpicas
FMI sube dos décimas su previsión de crecimiento global para 2023 hasta 2.9 por ciento
FMI. Foto de EFE / Archivo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aumentó en dos décimas sus previsiones de crecimiento global para este año, hasta el 2.9 por ciento, y ajustó también al alza la cifra del año pasado, gracias a las “sorpresas positivas” y a una “resiliencia mayor a la esperada” que han mostrado numerosas economías.

“El panorama es menos sombrío que en nuestro pronóstico de octubre”, señaló en un encuentro con medios el director de investigación del FMI, Pierre-Olivier Gourinchas.

Así, se prevé que el crecimiento global, que según el FMI fue del 3.4 por ciento en 2022, crezca solo el 2.9 por ciento en 2023, dos décimas más que lo anteriormente pronosticado, antes de aumentar al 3.1 por ciento en 2024, una décima menos de lo estimado en octubre.

“No se espera un crecimiento negativo en el PIB global, que a menudo ocurre cuando hay una recesión global”, señala el informe.

Según Gourinchas, el fondo ha mejorado un poco las perspectivas de este año por cuatro motivos.

El primero, que el crecimiento económico resultó “sorprendentemente resistente” en el tercer trimestre de 2022, gracias a un mercado laboral robusto, al consumo doméstico y la inversión empresarial, y también por la adaptación “mejor de lo esperado” a la crisis energética en Europa.

El segundo, que la inflación ha comenzado a mostrar signos de mejora, pues está disminuyendo en la mayoría de los países.

En tercer lugar está la reapertura de China tras el fin de su política cero COVID-19, y en el cuarto, el hecho de que “las condiciones financieras mejoraron a medida que las presiones inflacionarias comenzaron a disminuir” y “esto condujo a un debilitamiento del dólar, que ha brindado cierto alivio a los países emergentes y en desarrollo.

Sin embargo, el dato de 2023 no es en absoluto para celebrar y está impulsado, señala el FMI, por la fuerte bajada en el crecimiento de las economías avanzadas, reflejando el incremento de los tipos de interés por parte de los bancos centrales para combatir la inflación, así como las consecuencias de la guerra en Ucrania.

La guerra en Ucrania y las sanciones internacionales a Rusia traerán también, alerta el FMI, una mayor división de la economía mundial y reforzarán “las tensiones geopolíticas anteriores”, entre ellas la disputa comercial entre Estados Unidos y China.

En las economías de mercados emergentes y en desarrollo se estima que el crecimiento tocó fondo en 2022 y se ha dibujado un panorama menos sombrío para este 2023, en parte gracias a la reapertura de China, que crecerá el 5.2 por ciento este año (ocho décimas más de lo estimado previamente), frente al 3 por ciento crecido en 2022.

Así, el FMI estima que la eurozona crezca solo el 0.7 por ciento en 2023 (dos décimas más de lo estimado en octubre) y el 1.6 por ciento en 2024 (dos décimas menos). España será una de las economías que mejor resista aunque solo crecerá el 1.1 por ciento en 2023 y el 2.4 por ciento en 2024.

Estados Unidos crecerá, por su parte, el 1,4 % en 2023 (cuatro décimas más de lo antes estimado) y solo el 1 % en 2024 (dos décimas menos).

Latinoamérica y el Caribe registrarán un crecimiento del 1.8 por ciento en 2023 (una décima más) y del 2.1 por ciento en 2024 (tres décimas menos).

En opinión del organismo, hay “señales evidentes” de que el endurecimiento de la política monetaria está comenzando a enfriar la demanda y la inflación, aunque el impacto mayor de las subidas se verá en 2024.

Así, la inflación global general alcanzó su punto máximo en el tercer trimestre de 2022 y luego comenzó una senda de bajada.

La estimación global de 2022 es del 8.8 por ciento, para 2023 se espera que baje al 6.6 por ciento y en 2024 se reducirá hasta el 4.3 por ciento.

Esto será consecuencia de la disminución de los precios internacionales de los combustibles y de otras materias primas debido a una demanda global más débil, señala el FMI, que todavía ve como un problema grave la elevada inflación subyacente.

El organismo cree que es prudente que los bancos continúen subiendo los tipos de interés aunque señala que “un ajuste fiscal gradual y constante” contribuiría a enfriar la demanda y limitaría la carga sobre la política monetaria en la lucha contra la inflación.

En su informe, el FMI señala una serie de riesgos que podrían hacer que estas perspectivas cambiaran a la baja, llevando eventualmente a la economía mundial a una recesión.

Entre ellos está una escalada de la guerra en Ucrania, pero también hay que mirar de cerca a China y su recuperación económica, pues los “bajos niveles de inmunidad de la población y la capacidad hospitalaria insuficiente” podrían derivar en “efectos indirectos” en el resto del mundo, por una demanda más baja o nuevos problemas en la cadena global de suministro.

El FMI también señala como un riesgo el endeudamiento, ya que estima que el 15 por ciento de los países de bajos ingresos tienen sobreendeudamiento, una situación a la que están expuestos otro 45 por ciento de esos países y otro 25 por ciento, si se mira a las economías de los mercados emergentes.

Con información de EFE