Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Paquete Económico 2021 refuerza Salud e infraestructura con presupuesto austero

Paquete Económico 2021 refuerza Salud e infraestructura con presupuesto austero - Muertos mundo coronavirus COVID-19
Médicos trasladan a un paciente para su atención por COVID-19 en el Hospital General de la Ciudad de México. Foto de EFE

Pese a ser el más austero del siglo, el Paquete Económico 2021 contempla aumentos del 9.2 por ciento en Salud y del 5.5 por ciento en proyectos de inversión

El Gobierno de México explicó el Paquete Económico para el ejercicio fiscal de 2021, el proyecto más austero del siglo XXI según los analistas y que privilegia la salud y la inversión en obras públicas.

De acuerdo con el plan expuesto por el Ejecutivo, la economía mexicana tendrá un crecimiento del 4.6 por ciento el próximo año, un dato “responsable” para el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, dado el decrecimiento esperado del 8 por ciento en 2020.

En la presentación del presupuesto durante la conferencia matutina desde Palacio Nacional, el secretario aseguró que ese crecimiento del 4.6 por ciento no es “contingente a la vacuna” pese a que mientras esta no exista “la economía va a seguir operando en circunstancias inusuales”.

“Lo que sí estamos todos muy conscientes es que lo que va a ir condicionando que más sectores se puedan ir reactivando es el ritmo de la pandemia. Nos tiene tranquilos como va hoy”, aseveró, porque “hay una clara tendencia decreciente en los contagios”.

Para el coordinador del Laboratorio de Comercio, Economía y Negocios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Ignacio Martínez, el pronóstico de crecimiento del Gobierno es “optimista”, una visión compartida con otros especialistas, al considerar que podría ser menor.

Refuerzo en Salud e infraestructura

Herrera destacó que el documento entregado a la Cámara de Diputados, el más austero del siglo XXI al representar el 25.3 por ciento del PIB, contempla un aumento del 9.2 por ciento en el gasto en Salud, ya que el Ejecutivo no va a “desescalar” los recursos desplegados para combatir la pandemia.

“Aumenta el gasto en salud en dos vertientes. Uno, en cuanto a tener un recurso para hacer el gasto en la compra de vacuna y dos, el aumento en gasto corriente en la infraestructura de la salud pública”, detalló Martínez en entrevista con Efe.

A lo largo de la pandemia de coronavirus, que ha causado hasta el momento 642 mil 860 contagiados y 68 mil 484 decesos en México, se contrataron unos 50 mil profesionales de la salud.

Asimismo, el plan económico recoge un aumento del gasto en proyectos de inversión del 5.5 por ciento, enfocados en las obras emblemáticas del presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Así, para el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, en el Estado de México, se destinarán 21 mil 315 millones de pesos, al Tren Maya 36 mil 288 millones de pesos y al Tren Interurbano México-Toluca otros 7 mil millones de pesos.

Fuera de las grandes obras proyectadas por el Gobierno, Martínez apuntó a un reparto con tintes “electorales” de la inversión en infraestructura básica, “dirigida principalmente a los 15 estados donde va a haber elecciones a la gubernatura en junio”.

Con austeridad y sin déficit

El paquete contempla unos ingresos por casi 6.3 billones de pesos y unos gastos por el mismo valor, con lo que propone un balance primario del 0 por ciento y “refleja que el presidente está en el ánimo de no provocar un déficit y no caer en endeudamiento”, según el economista de la UNAM.

López Obrador subrayó este miércoles que sigue aplicando “la fórmula de no permitir la corrupción y de hacer un Gobierno austero, sin lujos”, lo que permite “ahorrar y financiar el desarrollo del país sin aumentar la deuda en términos adicionales”.

El secretario de Hacienda reconoció un aumento de la deuda pública este 2020 con respecto al PIB pese a no contratar bonos externos, pero lo achacó a la contracción económica y a la depreciación del peso mexicano, que el documentó prevé se cotice en 21.9 unidades por dólar el próximo año.

Para Herrera “las necesidades de financiación” que propone el paquete “van a implicar una disminución” en la deuda del 1 por ciento del PIB en 2021, pasando del 54.7 por ciento actual al 53.7 por ciento. Esa proyección se cumplirá, según Martínez, porque “no ha habido endeudamiento directo” en dos años de administración.

Pronósticos optimistas

En consonancia con el discurso de López Obrador, el Paquete Económico de 2021 no incorpora ningún impuesto nuevo ni tampoco aumenta los existentes, algo que Martínez, tras señalar bajadas recaudatorias, interpreta como una estrategia electoral.

Tras esos comicios se dará “una discusión” para abrir el camino “al debate de una reforma fiscal para 2022”, cambios que urgen otros actores financieros como el banco BBVA.

Según un informe de la entidad financiera, líder en banca privada del país, “es deseable que el Gobierno Federal vaya diseñando una reforma fiscal integral lo antes posible que fortalezca los ingresos tributarios”.

Ese no es el único riesgo que señala el banco, que alerta del optimismo de los pronósticos que conforman el paquete, principalmente en cuanto al crecimiento del 4.6 por ciento del PIB – es “1.2 por ciento por encima del consenso de analistas”- y al promedio de producción de casi 1.86 millones de barriles diarios de petróleo que el Ejecutivo estima para 2021.

El Gobierno asigna al crudo un precio medio del barril de 42.1 dólares, un 12 por ciento menos de lo estipulado en el paquete económico de 2020, un cálculo muy realista para Martínez.

Sin embargo, advirtió el especialista, si se resiente el precio del petróleo o la producción, “considerando que Petróleos Mexicanos (Pemex) ya no tiene ese peso como en 2019 o 2018″ existiría el riesgo de un nuevo recorte en su calificación crediticia.

Con información de EFE

infraestructurapaquete económico 2021presupuestosalud
Menú de accesibilidad