Berlín estima que las ayudas al gas costarán “cientos de euros” a los hogares
Foto de Julian Hochgesang en Unsplash

El Gobierno alemán estima que las ayudas al sector del gas acarrearán costes adicionales de “unos cientos de euros” en la factura de los hogares, aunque advierte que es prematuro tratar de precisar su alcance final.

El ministro de Economía y Protección del Clima, el verde Robert Habeck, hizo esta estimación provisional en relación a la tasa que percibirán las empresas del sector, como Uniper, para paliar sus problemas de liquidez en medio de la reducción de los suministros de gas ruso.

“No es un paso deseable, pero es necesario hacerlo”, explicó, para añadir a continuación que significará para un hogar con cuatro miembros, con un consumo anual de 20 mil Kwh, un coste adicional “amargo” de “varios cientos de euros”.

La tasa es necesaria para garantizar el suministro de gas, aseguró Habeck, quien recordó el rescate aprobado la semana pasada para Uniper, que será extensible al resto de compañías afectadas. Esta tasa oscilará, según los cálculos del Ministerio, entre unos 1,5 y 5 céntimos por Kwh.

Desde este miércoles los suministros procedentes de Rusia a través de Nord Stream rondan el 20 por ciento de la capacidad del gaseoducto, aproximadamente la mitad del volumen regular antes de que se produjera su suspensión total, por diez días, a mediados de julio.

Pese a esa reducción y la interrupción temporal, los depósitos de gas se siguen llenando.

Este jueves, su nivel era del 67.15 por ciento de su capacidad, según la Agencia Federal de Redes (Bundesnetzagentur), mientras que la semana anterior estaba en el 64.8 por ciento.

El objetivo de Habeck es lograr llegarlos al 75 por ciento a principios de septiembre y al 95 por ciento en noviembre para garantizar con ello el servicio durante todo el invierno.

Según cifras de su Ministerio, Alemania ha logrado en paralelo reducir a la mitad la dependencia del gas ruso, que en febrero alcanzaba el 55 por ciento del total de las importaciones y a finales de junio habían bajado al 26 por ciento.

Con información de EFE