“Nos encanta que nos subestimen”: jugador de Croacia

Foto de AFP/Jewel Samad
Foto de AFP/Jewel Samad

Aunque Francia se perfila como la favorita para ganar el Mundial, los croatas lo ven como el escenario perfecto para hacer historia


Con una alineación repleta de estrellas millonarias y promesas, Francia llega a la Final del Mundial de Rusia 2018 como la nación favorita para alzarse con el torneo.

Sin embargo, para el defensor Dejan Lovren, es el escenario perfecto para enfrentar la cita más trascendental en la historia del futbol de Croacia.

“Nos encanta que nos subestimen”, aseguró el zaguero tras la victoria dos goles por uno en tiempo extra frente a Inglaterra en la Semifinal.

Dejan Lovren dando la mano a Gareth Southgate en la Semifinal del Mundial. Foto de Mexsport

Con una reducida población de 4.3 millones de personas y una larga historia de conflictos, es entendible esta postura.

Todos los jugadores de la Selección de Croacia nacieron cuando la nación se formó como un país independiente tras las guerras que dividieron a la ex Yugoslavia al inicio de los 90. Durante la niñez. Lovren y el mediocampista Luka Modric fueron refugiados.

Croacia tiene una, economía inestable; y su futbol padece de la violencia de los hinchas, la corrupción y la influencia de la política.

Lovren asegura que la clave de la gran campaña de su selección en esta justa obedece a su “mentalidad”.

“La guerra, todas esas cosas e incluso el actual presente no es lo mejor. Es increíble la cantidad de talentos que surgen en nuestro deporte”, manifestó.

Hace dos años, la participación de Croacia en la Eurocopa de 2016 quedó empañada por los incidentes que sus aficionados protagonizaron en las gradas.

Los seguidores croatas lanzaron bengalas a la cancha para protestar contra la dirigencia de la federación nacional.

En el 2015, la imagen de una cruz esvástica fue trazada en el césped en el estadio donde enfrentaron a Italia por las eliminatorias de la Eurocopa 2016.

Estos incidentes terminaron en sanciones, pero el defensa Lovren confía que este Mundial sirva para propiciar cambios.

“No es solo fútbol, es algo que va más lejos, desafortunadamente. Nosotros, como jugadores, hemos logrado un cambio y todo el mundo está orgulloso de Croacia”, precisó.

A pesar de la pequeña población de la nación balcánica, es un fértil semillero en muchas disciplinas; entre los que se encuentran los tenistas Goran Ivanisevic y Marin Cilic, ambos campeones de torneos de Grand Slam; varios jugadores que destacaron en la NBA; campeones olímpicos en esquí, atletismo y el wáter polo, un deporte muy popular en el país.

Foto de Getty Images

Principalmente, Croacia ha exportado a futbolistas de gran calidad, incluyendo a estrellas que se destacan en Real Madrid, Barcelona y Juventus.

Hasta el momento, el punto cumbre de Croacia en el fútbol fue cuando alcanzó las semifinales del Mundial de 1998, el primer torneo del país tras declararse independiente.

Los integrantes de esa formación son ídolos en Croacia; uno de ellos es Davor Suker, el actual presidente de la federación de fútbol y ex delantero del Real Madrid.

Tras la victoria ante Rusia en los Cuartos de Final, Suker manifestó que estaría feliz de la vida si Modric lo reemplazara como el mejor jugador croata en la historia. “¡Yo seré el mejor presidente!”, manifestó Suker.

Ahora que la escuadra de 2018 ha uperado a los semifinalistas de 1998, Lovren y Croacia buscan escribir una historia que eclipsará por completo lo que vivieron de niños cuando las estrellas de la selección se ganaron el cariño del país, tras perder ante Francia en una semifinal.

“Apenas tenía nueve años. Recuerdo los gritos de mi mamá, se puso a llorar tras el partido contra Francia”, relató Lovren. “Después de 20 años, la gente se acordará de nosotros, no solo los del ’98 — y esto es lo que yo aspiraba”.

Con información de AP

croaciamundial rusia 2018