Interrogan al presidente del PSG por corrupción en Mundial de Atletismo en Catar

Interrogan al presidente del PSG por corrupción en Mundial de Atletismo en Catar - Foto de AFP
Foto de AFP

Nasser Al-Khelaifi fue interrogado el miércoles por los jueces de París que investigan presuntos hechos de corrupción en el marco de la candidatura de Catar al Mundial de Atletismo

El presidente catarí del club de futbol PSG, Nasser Al-Khelaifi, fue interrogado el miércoles por los jueces de París que investigan presuntos hechos de corrupción en el marco de la candidatura de Catar al Mundial de Atletismo, informaron a la AFP fuentes cercanas al caso.

Con una posición fragilizada por los repetidos fracasos del PSG en la ‘Champions’ y por las acusaciones de dopaje financiero, el dirigente catarí, propietario asimismo de la cadena beIN Sports, encara un nuevo frente judicial, aunque se declara inocente.

El dirigente fue interrogado en el marco de una investigación sobre la candidatura de Catar a los Mundiales de Atletismo de 2017, finalmente concedidos a Londres, pero cuya edición de 2019 tendrá lugar sobre suelo catarí, según informó a la AFP una fuente próxima al caso.

Los magistrados cuestionan dos pagos por un total de 3,5 millones de dólares realizados en el otoño boreal de 2011 por la empresa Oryx Qatar Sports Investment, propiedad de Nasser Al-Khelaifi y su hermano Khalid, a favor de una compañía de mercadeo deportivo encabezada por Papa Massata Diack, cuyo padre, Lamine Diack, fue presidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y también un antiguo e influyente miembro del COI.

En ese momento, Doha tenía como objetivo ser sede del Mundial de Atletismo de 2017, organizados por la IAAF.

Como poderoso asesor de márketing de la IAAF hasta 2014, Papa Massata Diack, apodado en los medios de comunicación ‘PMD’, está en medio de varios casos de corrupción deportiva y es solicitado por la justicia francesa.

Refugiado en Senegal, ‘PMD’ negó siempre las acusaciones. Pero nunca declaró ante la justicia francesa.

Contrapartida

En 2011, Doha ambicionaba albergar los Mundiales de Atletismo de 2017 y los Juegos Olímpicos de 2020, pero la capital catarí cuenta con un hándicap: su fuerte calor en verano. Para lograrlo necesita un traslado de las competiciones al otoño por parte de la IAAF y del COI.

La primera transferencia se realizó el 13 de octubre de 2011 y la segunda el 7 de noviembre de 2011, cuatro días antes de la votación de la IAAF. Finalmente fue Londres la ciudad elegida, que había ingresado en la carrera por esta adjudicación después de la capital catarí.

Sin embargo, tres años después, Doha obtenía la organización de los campeonatos de atletismo que se realizarán entre el 27 de septiembre y 6 de octubre de este año.

Los jueces consideran que estos ingresos forman parte de un acuerdo con Lamine Diack para aplazar al otoño los Mundiales de 2017 y los Juegos-2020, y la obtención de votos favorables a Doha por miembros de la IAAF, según una fuente próxima.

Estos pagos se incluyeron en un memorando de entendimiento con la compañía de ‘PMD’, en el que Oryx Qatar Sports Investment se comprometió a comprar derechos de patrocinio y derechos de TV por 32,6 millones de dólares, pero con la condición de que Doha se adjudicara el Mundial de 2017.

Este contrato estipulaba que los pagos efectuados antes de la decisión de la IAAF del 11 de noviembre de 2011 eran “no reembolsables”.

Oryx Qatar Sports Investment está separado del fondo soberano catarí Qatar Sports Investment, propietario del PSG.

Ante los jueces, el empresario negó haber cometido cualquier hecho de corrupción, y dijo que se había enterado de las dos transferencias recientemente, según los elementos de su interrogatorio a los que accedió AFP.

En Suiza, el dirigente del canal BeIN Sports también está en la mira de una investigación por corrupción relativa a la atribución de los derechos de transmisión para dos Mundiales de futbol.  

Con información de AFP

corrupciónNasser Al-Khelaifipsg