Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

El toreo en espera de luz verde

El toreo en espera de luz verde - Foto: Plaza México
Foto: Plaza México

El panorama para los espectáculos públicos es complicado en tanto que las autoridades sanitarias con base en información fidedigna vayan considerando prudente su apertura

Por Luis Ramón Carazo

El panorama para los espectáculos públicos es complicado en tanto que las autoridades sanitarias con base en información fidedigna vayan considerando prudente su apertura y lo vemos en el caso de los deportes donde por ejemplo se celebran sin público, los encuentros en la Liga MX.

En el caso del toreo es más complicado porque como lo he comentado anteriormente, el modelo de negocio del toreo depende- en todos países en los que se celebra-  del ingreso de taquilla principalmente y en mucho menor medida de derechos de transmisión y patrocinios-diría escasos ambos- así como de apoyos magros gubernamentales, por el anatema que padece mundialmente el ritual taurino.

No había hasta ayer un pronunciamiento claro por parte de los profesionales del toreo de México en cuanto a su futuro y ahora lo hacen públicamente las asociaciones de empresarios que integran la AMET; los matadores parte de la Asociación Nacional de Matadores de TorosNovillosRejoneadores y Similares; los subalternos de la  Unión Mexicana de Picadores y Banderilleros; los criadores de toros de lidia de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia y Tauromaquia Mexicana Siglo XXI que representa los intereses de los profesionales y algunos grupos de aficionados en defensa y promoción de la tauromaquia, en nuestro país.

Los anteriores se unen para  comentar que se han unido teniendo como objetivo en común hacer frente a los retos que han surgido durante este año 2020 y para el futuro de la tauromaquia.

Han mantenido reuniones de trabajo de manera continua, mismas que iniciaron en los primeros días del mes de abril, tras la suspensión de las actividades taurinas programadas. Sus agremiados han sufrido las graves consecuencias económicas de la suspensión de los eventos taurinos.

Reconocen que el toreo, es un espectáculo cultural y artístico que salvaguardan por sus valores, asentamiento histórico y como fuente de trabajo, por lo que han sido promotores de su continuidad a través del tiempo y de generaciones; reiteran ser los primeros en defender su permanencia para que prevalezca, promoviéndola y difundiéndola para su fortalecimiento.

Comentan  que  mantienen una comunicación constante y están comprometidos de manera responsable, priorizando la salud de todos. Han trabajado ya en protocolos de medidas sanitarias para el desempeño de sus actividades y para cuidar la salud del público, esperando que las condiciones sanitarias sean propicias para regresar a desempeñarlas, siempre sujetos a lo que las autoridades competentes determinen y cuando autoricen la celebración de festejos taurinos en las plazas de toros.

Están conscientes del momento que se vive, pues la mayoría de los estados de la República Mexicana se encuentran en semáforo rojo conforme a los criterios federales, por lo que aún existe un gran riesgo para la salud.

Tomando en cuenta lo expuesto anteriormente, en sus  reuniones de trabajo, han acordado lo siguiente:

  • No participar en eventos hasta que las autoridades lo permitan.
  • No participar en festejos taurinos sin público a puerta cerrada, transmitidos por algún medio de comunicación.

Ahora bien, los eventos que se realicen en un marco privado, como son las ganaderías, los ganaderos anfitriones y toreros actuantes están en todo su derecho de hacerlo tomando sus decisiones y riesgos, lo que es ajeno a su esfera de responsabilidad como Agrupaciones, sin que se opongan.

Resaltan  que los toreros ya quieren  ejercer su profesión en las plazas, los ganaderos quieren que se lidien sus toros, los empresarios quieren poner en actividad las plazas, pero tienen un propósito en común, que es cumplir con la ley, siendo responsables de acatar las indicaciones del gobierno para preservar la salud de los connacionales y cuando las condiciones lo permitan, retomar con mucha pasión la actividad.

Así las cosas me parece que dentro de este panorama sombrío creo que la decisión de las agrupaciones es prudente y respetuosa en época tan compleja.

Habrá desde luego quienes no coincidan, pero de acuerdo a las condiciones actuales eso es lo que hay y es importante que se conozca por muchos que tenían la interrogante de que sigue en el toreo en las plazas.

Por parte de las organizaciones firmantes-ya existe acuerdo- faltará saber que tienen en mente aquellos que  creen que en épocas de pandemia habría que difundirlo, como lo han hecho en algunos lugares y con transmisiones con y sin cobro. ¿Acatarán los disidente la decisión gremial de la mayoría? Al tiempo que es justiciero, dejamos la respuesta y por supuesto las posibles consecuencias.

coronaviruscovid-19toreotoros
Menú de accesibilidad