Comité Olímpico Mexicano regresará de Río 2016 con 1 mdd de deuda
Foto de COM

La delegación que representa a México en los Juegos Olímpicos de Río 2016 recibió apenas la mitad del dinero de apoyo que necesitaba. El Comité Olímpico Mexicano, ante la falta de recursos, acudió a patrocinadores e incluso hizo campañas de redondeo y, algunos, acudieron al “boteo” para conseguir fondos.

Los 120 atletas que representan a México en Río de Janeiro recibieron del gobierno federal 17 millones de pesos, cuando lo necesario eran 35 millones, lo cual afectó su preparación e hizo que el Comité Olímpico Mexicano (COM) se endeudara con un millón de dólares con el Comité Olímpico Internacional y recortara a la mitad de su nómina.

Foto de Comité Olímpico Mexicano.
Foto de Comité Olímpico Mexicano.

“No teníamos recursos ni para comprar la comida para los atletas, y con este apoyo salimos adelante”, señala Carlos Padilla, presidente del COM.

Carlos Padilla indicó que este ciclo olímpico resultó particular, con circunstancias que tuvieron repercusiones en la organización. Indicó el funcionario que uno de ellos fue la muerte de Mario Vázquez Raña, el presidente de la Organización Deportiva Panamericana, dejando que México quedara en una situación especialmente débil.

“Pero se fueron dando otros hechos, como la falta de dinero desde hace año y medio, cuando el gobierno federal decidió no dar recursos al COM. Eso nos obligó a ser más proactivos en la búsque­da de patrocinios. El primero fue Nissan, luego Banamex, Telcel y Grupo Ángeles, este con su negocio de hospitales y los hoteles Camino Real; también USG, una empresa estadounidense de materiales de construcción, y Chedraui”, comentó Padilla.

Ello le permitió al COM salir adelante además con otros patrocinios que no son de empresas relevantes y otros que lo son internacionalmente, como Sam­sung. Señaló que también Telcel apoyó con patrocinios.

Foto de COM.
Foto de COM.

Además, tuvo que recurrir a nombrar como miembros permanentes del COM a Miguel Alemán Magnani, Antonio Chedraui Eguia y Olegario Vázquez Aldir. “Eso nos permitió tener una comisión especial para ir orientando la ca­rencia de recursos y tam­bién acudir al COI para que nos hiciera un préstamo de un millón de dólares para concluir la preparación de los atletas hospedados en el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM)… En el COI saben de la situación por la que estamos pasando, nos apoya de manera especial con ese millón de dólares en calidad de préstamo, y con eso es con lo que estamos solventando los gastos”, destacó Padilla.

El millón de dólares fue utilizado para concluir el proyecto para Río de Janeiro. Otros patrocinadores importantes fueron las marcas Joma y Arena, al tiempo que Adidas apoyó en la selección de futbol olímpica.

Patrocinadores

Con el panorama complicado, los ejecutivos tuvieron que acudir a la que denominan “la familia olímpica”.

“Hay algunos recursos que tenemos que llevar en efectivo para dar a la delegación, lo que comúnmente se conoce como ‘Pre’. Son una especie de viáticos para los deportistas, médicos, entrenadores. Como ya no teníamos dinero, acudimos a la fa­milia olímpica, es decir, a los miem­bros permanentes y a los miembros federados, por alrededor de 2 millones de pesos, y ya los tenemos. Paralelamente, se han diseñado otros esquemas de ingresos, como lo van a ver en unos días, con una campaña de redondeo, como tienen otros países”, destacó el presiden­te del COM.

Chedraui patrocina la alimentación de los atletas hospedados en el CDOM, pero no únicamente de los que van a Río de Janeiro, sino también de los que vienen de los estados del país y seleccionados juveniles que se preparan para los Juegos Olímpico de la Juventud de Buenos Aires (Argentina), a realizarse en 2018.

Así, Padilla señaló que no existen recursos ni para comprar la comida para los atletas, pero con ese apoyo, el COM pudo sufragar tal gasto. “Pero hay muchos gastos paralelos a los Juegos Olím­picos. La campaña de redondeo fue ideada con Antonio Chedraui, el CEO de grupo Chedraui. Los ingresos se aplicarán escrupulo­samente y en forma transparente para que los atletas vayan lo mejor respaldados en todo sentido, que no falten medicamentos, vendas, que no falte nada”, dijo Padilla.

Indicó que el proceso olímpico cuesta alrededor de 35 millones de pesos, pero dicho proceso es muy largo.

“Hace poco leí que el director de la Conade, Alfredo Castillo, informó que de enero a mayo había gastado 190 millones de pesos. No hay un cálculo, no está determinado, porque hubo un ajuste a todas las federaciones. Estas tenían un programa cuatrianual que señala que en enero del próximo año arranca­mos la preparación para los Juegos Olímpicos de la Juventud, de ahí nos vamos a los Centroamericanos en ese mismo 2018, en Barranquilla, Colombia, luego a los Juegos Conti­nentales en Lima en 2019 y en 2020 nos vamos a Tokio 20-20”, señaló Padilla.

El COM trabajaba en la proyección de 35 millones de pesos, misma que conocían las federaciones, pero ya rumbo a Río 2016 esta se suspende. Inclusive, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), de último momento dice: “Oye, el gobierno federal me está indicando que te apoye con 17 millones de pesos”.

“Yo les digo: ‘OK, los acepto.?’ Pero tuvimos que reducir personal para bajar la nómina en 50 por ciento, y como no tengo personal suficiente para solventar determinadas situaciones, les dije a la Conade que ellos lo ejer­cieran directamente. Entonces ellos sabrán cómo lo administran, cómo compran; a mí que me den boletos para llevar a Río a los competidores que tengo en Europa y de ahí traer­los a México y de México a su casa, en el estado de la República donde radiquen… y eso es un importe fuer­te: son como 5 o 6 millones de pesos”, dijo Padilla.

“En la solicitud de lo que vamos requiriendo incluye material y equipamiento deportivo. El traslado de bicicletas, remos o el caballo que va a competir tiene un costo alto, son transportes especializados; también los equipos de tiro con arco necesitan llevar arcos de respaldo. El Ejército Mexicano o la Marina apoyaría con sus aviones.

“Tam­bién ese dinero se va a emplear para la renta de los botes, es decir, remo, canotaje y vela, porque llevar desde aquí un velero saldría caro, pero se renta y todos los países lo hacemos así, y lo paga la Conade, así como los seguros médicos y de vida.”

Recordó que el COM “es un organismo no guberna­mental; lo sostenemos con patro­cinios, donativos deducibles de impuestos, trabajos voluntarios que tenemos de entrenadores, el COI y la Organización Deportiva Panameri­cana y Solidaridad Olímpica”.

Con información de Forbes