Cambio de título y resultados de Hell in a Cell 2018
Foto de Internet

Este domingo la WWE llevó a cabo su tradicional evento Hell in a Cell 2018, caracterizado por sus luchas en una jaula de acero sin reglas ni descalificación y que suele tener varias de las peleas más sangrientas de la empresa.

La noche inició con la derrota de Rusev Day contra The New Day por el campeonato en parejas de SmackDown, que le permitió a los segundos mantener los cinturones en una divertida lucha de 10 minutos de duración que permitió a la gente meterse en el evento.

En otra de las luchas de la noche, Randy Orton logró derrotar a Jeff Hardy para terminar un feudo de varias semanas, en el cual no faltaron las escaleras y otros objetos para darle mayor realismo al feudo.

Mientras tanto, Becky Lynch, ahora en papel de villana, logró derrotar a Charlotte Flair para conquistar el título femenino de la marca azul. Enfocándose una y otra vez en el brazo de la hija del Nature Boy, Lynch demostró una gran capacidad luchística para hacerse con el cinturón.

En otra de las peleas titulares, AJ Styles logró retener el Campeonato de la WWE al vencer a Samoa Joe, revirtiendo la maniobra de sumisión de este para lograr el conteo de tres y salir victorioso.

Asimismo, Ronda Rousey se quedó con el titulo femenil de Raw venciendo a Alexa Bliss pese a tener las costillas lastimadas. Alicia Fox y Mickie James intervinieron por el lado de la rubia, mientras que Natalya apareció en apoyo a la ex peleadora de la UFC.

Finalmente, en el evento principal de la noche, Braun Strowman terminó desperdiciando su maletín de Money in the Bank al terminar sin resultado su lucha contra Roman Reings por el Campeonato Universal de la WWE.

La pelea destacó por la gran cantidad de interferencias, incluyendo del lado de Reigns a Seth Rollins y Dean Ambrose, y a Drew McIntyre y Dolph Ziggle por lado de Strawman.

Sin embargo, la sorpresa en Hell in a Cell 2018 la dio la inesperada aparición de Brock Lesnar, quien rompió la puerta de la jaula para atacar a ambos campeones hasta que la lucha tuvo que ser suspendida.