El Cádiz-Barcelona interrumpido para atender a un aficionado enfermo
Foto de EFE

El Cádiz-Barcelona, de la quinta jornada de LaLiga, tuvo que detenerse cuando se disputaba el minuto 38 de la segunda parte con un marcador de 0-2 para el equipo visitante, al tener que asistir los servicios médicos a un aficionado en una de las gradas del estadio Nuevo Mirandilla.

El árbitro del encuentro, Carlos del Cerro Grande, del Comité Madrileño, fue alertado de ese incidente que sucedía en la grada de Fondo Sur del estadio y detuvo el partido mientras las asistencias médicas intentan reanimar al espectador.

Se vio incluso que el portero del Cádiz, el argentino Jeremías Ledesma, fue por un desfibrilador a la banda de preferencia para trasladarlo rápidamente a la zona donde estaba el afectado para ayudar a la recuperación del espectador.

Tras mas de un cuarto de hora de parón, Del Cerro Grande invitó a los jugadores a que se pudieran retirar mientras que en los videomarcadores se reflejaba que el partido estaba en pausa por esta circunstancia.

Los servicios médicos evacuaron al aficionado unos 25 minutos después de que el partido fuera detenido.

Con información de EFE