Todos los dispositivos conectados a internet son vulnerables

Kaspersky Lab ha descubierto más de 7 mil 242 muestras de malware o programas malignos dirigidos a dispositivos de internet de las cosas


Netlog

Un smartwatch, un refrigerador conectado a internet, el wifi de su casa o un cajero automático son lugares a través de los cuales los hackers pueden robar información personal de cualquier usuario.

Hoy, existen en el mundo más de 6 mil millones de dispositivos conectados a internet en el mundo, como teléfonos celulares, juguetes y televisores, hasta áreas críticas como equipos de termoeléctricas o sistemas de seguridad, pasando por los cajeros automáticos.

Roberto Martínez, analista de seguridad de la empresa Kaspersky Lab, advirtió que hay equipos vulnerables en áreas como hospitales y el hogar. Así, un criminal podría tener acceso a un marcapasos o a la cámara web del interior de una casa; inclusive, desde el refrigerador de una casa se podría estar dirigiendo un ataque informático.

Foto de Internet

Martínez también reveló que, para 2020, 1 de cada 5 transacciones que se realicen en el mundo se harán a través de los dispositivos móviles conocidos como wearables (como pulseras y relojes), lo cual generará un mercado de unos 500 mil millones de dólares al año y que, al mismo tiempo, lo convierte en un mercado potencial para los cibercriminales.

Hasta mayo de 2017, Kaspersky Lab había descubierto 7 mil 242 muestras de malware o programas malignos dirigidos a dispositivos de internet de las cosas, que fue el doble que en 2016 (3 mil 219).

Virus por todas partes

En lo que va de 2017, se han detectado alrededor de 323 mil nuevas muestras por día de virus informáticos, lo cual es un dramático aumento en comparación con los últimos años.

En 1994, se detectaba un virus por hora, mientras que para 2006 ya se identificaba uno por minuto; sin embargo, en 2011, la proporción ya equivalía a encontrar un virus cada segundo en todo el mundo.

Esto hace que las personas, organizaciones, empresas y gobiernos deban protegerse de ataques usando ese tipo de herramientas cibernéticas, advirtió Thiago Marques, analista de seguridad de la empresa Kaspersky Lab.

Foto de Internet

“Hay industrias que no saben cuál es su enemigo y gobiernos enteros están siendo atacados para crear algún tipo de conflicto”, mencionó.

Durante su participación, Santiago Pontiroli, también analista de esta compañía de seguridad informática, dijo que de todas las muestras de virus que se han detectado en el mundo, 90 por ciento son programas malignos tradicionales, como el ransomware, mediante el cual un hacker puede “secuestrar” la información de un usuario para exigir un rescate monetario.

Pero otro 9.9 por ciento son amenazas dirigidas para actividades como el ciberespionaje, es decir, ataques cuyas víctima son seleccionadas por el atacante para robarles información, generar una campaña en su contra o sabotearle algún proceso. Y, el 0.1 por ciento restantes se trata de ciberarmas, es decir, un tipo de malware cuyo objetivo es atacar, como cuando hace unos años se saboteó el programa nuclear de Irán.

Los cajeros automáticos son vulnerables

Los cajeros automáticos son uno de los objetivos favoritos de los hackers latinoamericanos, especialmente los mexicanos.

En el país hay cajeros viejos que siguen funcionando con programas atrasados y redes mal instaladas, lo cual, en combinación con factores como la corrupción de los empleados de los bancos o la difusión masiva de sus manuales de operación, los convierte en dispositivos muy vulnerables.

Foto de Internet

Pontiroli dijo que los delincuentes instalan dispositivos en los cajeros con los que pueden acceder de manera remota para retirar dinero o robar datos de los usuarios, como su password.

“Hay falta de regulación en los países y poca información de parte de los bancos”, advirtió. “Eso es peligroso porque el hacker, antes solo quería mostrar que era el más inteligente, pero hoy ya quiere dinero”.

Estos datos se dieron a conocer durante la Cumbre Latinoamericana de Analistas de Seguridad, organizada por esta empresa en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Con información de Carlos Tomasini (@carlostomasini)