Cabe destacar que el estudio solo analizó si las cuentas eran reales o bots, y no si la información que compartían era correcta, incorrecta, buena o mala.