Tres rituales tradicionales para la llegada del Año Nuevo

Tres rituales tradicionales para la llegada del Año Nuevo - Foto de Pixabay.
Foto de Pixabay.

Barrer la casa, salir con maletas y arrojar lentejas son parte de los rituales para recibir el Año Nuevo

Estrenar unos calzones –de preferencia rojos– y comer 12 uvas durante el brindis son, quizá, las tradiciones más arraigadas en México para recibir el Año Nuevo, seguidas por otras como comer lentejas, traer dinero en la bolsa o repartir abrazos; pero ahora hablemos de otras tres que cada año se vuelven más populares.

Barrer la casa

Foto de Pixabay.

 

En realidad, la gran mayoría de los “rituales” de Año Nuevo tienen que ver con temas de buena suerte y ninguno viene propiamente de una tradición mexicana, pero con el tiempo se han ido sumando a la cultura nacional y pueden verse por muchos hogares del país, como es el caso de tomar una escoba y barrer la casa durante los primeros minutos del 1 de enero.

La tradición dicta que hay que barrer toda la casa desde el interior hasta exterior, con el fin de expulsar todas las energías negativas que pudieran haber quedado ahí durante el año que terminó. La idea es que todo el polvo de recámaras, cocina, sala, baños, comedor y cualquier otro rincón salga por la puerta principal.

Este ritual puede ser más divertido si todos en casa toman una escoba y se reparten las habitaciones; no olvide que todo lo que saque debe quedar lo más lejos de casa que se pueda… menos en la propiedad del vecino o en la vía pública, por lo que también es buena idea llevar un recogedor y depositar toda “la mala vibra” en el bote de basura.

Hay quienes antes de barrer arrojan un poco de sal sobre el piso, la dejan unos minutos mientras “absorben” las malas vibras y después proceden a barrerlas. Usted elija la que le convenza más o la que resulte más sencilla porque, por ejemplo, barrer sal de una alfombra se antoja algo –digamos– complicado.

Salir con maletas

Foto de Pixabay.

 

Hoy todos quieren viajar, así que un ritual que adquiere cada vez mayor popularidad es el de salir durante los primeros minutos del año a dar una vuelta a la calle llevando consigo una maleta.

La idea es que, tras las 12 campanadas, saque la maleta de donde la guarda, le ponga ropa adentro y salga de inmediato de casa (claro, es bueno también ponerse un suéter). Tener listas las maletas con anticipación le quita la parte “realista” al ritual, así que no se recomienda adelantarse.

Mientras más largo sea el paseo, más largos o constantes –dicen– serán los viajes, así que planee una ruta que sea algo extensa pero también segura, ya que caminar a medianoche en muchos lugares del país no es tan buena idea. Dar la vuelta a la manzana es lo ideal, aunque con pisar la banqueta será suficiente para cumplir con el ritual. Recuerde, haga como si se tratara de un largo viaje.

Los más exigentes dictan que al salir de casa deben despedirse, apagar las luces y todo lo que suele hacerse cuando sale de viaje; y al regreso, dar la bienvenida y desempacar. No lo olvide: mientras más realista, más “efectivo” es.

Arrojar lentejas

Foto de Pixabay.

 

En el Año Nuevo, las lentejas no solamente se comen, sino que también sirven para “llamar” al dinero.

La tradición dicta que hay que tomar una bolsa o un recipiente lleno de lentejas y arrojar pequeños puñados en todas las habitaciones de la casa en los primeros minutos del año.

Las lentejas “representan” dinero, así que mientras más arroje mayor fortuna se supone que tendrá. Enfóquese especialmente en los lugares donde suele trabajar, pagar sus cuentas o guardar su dinero en efectivo, así como en las alacenas donde guarda la comida.

No se trata de dejar las lentejas regadas por la casa durante todo el año, así que al terminar recójalas y guárdelas de recuerdo en un recipiente. Como no es bueno desperdiciar la comida, para cumplir con esta tradición basta con colocar simbólicamente solamente algunas lentejas, digamos, la que quepan en sus dedos medio, índice y pulgar.

Hay otras tradiciones que, con la globalización, empiezan a llegar a México, como romper platos o usar ropa de lunares, pero de esas hablaremos después.


Con información de Carlos Tomasini
año nuevoCarlos Tomasinimexico

Menú de accesibilidad