Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Usar móviles en exceso podría provocarte el síndrome de cuello roto

Usar móviles en exceso podría provocarte el síndrome de cuello roto

El inclinar la cabeza 60 grados para ver móviles puede suponer para la espalda el esfuerzo equivalente a cargar sobre los hombros 27 kilos

De acuerdo a un estudio publicado en la revista Surgical Technology International, cada vez es más frecuente que los usuarios asiduos a los dispositivos móviles experimenten problemas de salud.

Uno de los que se ha incrementado notablemente es el llamado “text neck” o síndrome del cuello roto, una neuralgia provocada por la mala postura a la hora de leer la pantalla del teléfono.

Cuando inclinas la cabeza para mirar la pantalla, se crea una presión en la parte delantera y trasera del cuello. De acuerdo a la publicación, el inclinar la cabeza 60 grados puede suponer para la espalda el esfuerzo equivalente a cargar sobre los hombros 27 kilos.

Los que la padecen, pueden confundir los síntomas con dolores de cabeza o migrañas.
Los que la padecen, pueden confundir los síntomas con dolores de cabeza o migrañas.

Cuando esta mala postura persiste, puede conducir a una neuralgia occipital, una condición donde los nervios occipitales -que van desde la parte superior de la médula espinal hasta el cuero cabelludo- se inflaman o dañan.

Desafortunadamente, los que la padecen, pueden confundir los síntomas con dolores de cabeza o migrañas.

“Quien lo padece debe adoptar distintas posturas al utilizar el teléfono. Sentarse derecho y levantar el teléfono o utilizar un soporte para que se quede en una posición más apropiada, recomendó la osteópata Lola Phillips.

Los expertos sugieren reducir el uso de los teléfonos inteligentes o situarlos cerca del nivel del ojo. De igual forma, no mantener la misma postura mientras se está utilizando. Si es necesario, programa una alarma para recordar que hay que cambiar de postura.

Con información de ABC

cuellodispositivos móvilesespaldamigrañasalud
Menú de accesibilidad