Un ejecutivo con una visión sin límites

Un ejecutivo con una visión sin límites - Foto de Carlos Tomasini
Foto de Carlos Tomasini

Nacido en Puebla, siempre fue un estudiante destacado, que buscaba la forma de superar esa discapacidad para leer, hacer apuntes y sacar copias, como todos

Daniel Ríos tiene 39 años y, desde niño, le fue diagnosticada una degeneración macular, es decir, solamente puede ver entre 5 y 7% de lo que ve cualquier persona; y hoy es un alto ejecutivo en las oficinas de México de una de las empresas de telecomunicaciones más importantes del mundo.

“Yo en la escuela no veía el pizarrón y cada vez me pasaba una fila más adelante”, recordó, “pero eso es algo que nunca me limitó, para mí era importante seguir sacando 10, con o sin pizarrón”.

Nacido en Puebla, siempre fue un estudiante destacado, que buscaba la forma de superar esa discapacidad para leer, hacer apuntes y sacar copias, como todos.

Posteriormente, estudió la licenciatura en Economía en la Universidad de las Américas de Puebla. “Siempre me gustaron las matemáticas, tenía facilidad para los números; era el más nerd, pero el más feliz”, aseguró en charla con López-Dóriga Digital.

No sé cómo lo hice, pero me aventé todas mis clases de cálculo o de econometría; y si de repente el profesor no estaba leyendo la ecuación, trataba de identificar patrones con los datos que tenía disponibles, ir tratando de ver a qué se parecía y darle el mayor nivel de certidumbre”.

También fue un estudioso de los idiomas, obtuvo diversos reconocimientos en la universidad y se fue de intercambio a Australia y Francia.

Al mundo ejecutivo 

Tras graduarse, Daniel entró a trabajar a la entonces Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) donde, durante ocho años, se convirtió en experto en temas como competencia y participó en el diseño de la regulación; además de que era representante para el gobierno mexicano ante la OCDE en Naciones Unidas para temas como conectividad y sociedad de la información.

Hace cinco años, ese perfil fue lo que le permitió ser contratado como director de Políticas Públicas para la empresa AT&T, que en ese tiempo llegaba al mercado mexicano.

Muchas veces, las empresas contratan a la gente que tiene algún tipo de discapacidad para tratar temas de discapacidad, quizá porque son más sensibles o lo entienden mejor; pero yo entré a trabajar en asuntos de regulación, competencia, preponderancia y análisis macro, cosas muy de economista que, además, ¡me encantan!”, destacó.

Daniel es hoy vicepresidente adjunto de Asuntos Externos de esta compañía y, entre sus responsabilidades, están tratar temas como regulación y establecer contacto con el congreso y el gobierno.

“También debo estar pendiente de la información que sale todos los días porque debo enterarme de todo muy rápido”, señaló.

El ejecutivo mencionó que se acopló muy bien a la cultura empresarial de esta compañía, por lo que nunca tuvo problema alguno para ejercer su labor, además de que tiene un equipo que le ayuda constantemente y complementa su labor.

Desarrollar habilidades 

Daniel dijo que ha logrado todo esto gracias a la capacidad de desarrollar nuevas habilidades y de reinventarse constantemente.

Desarrollas habilidades como la memoria o, para reconocer a alguien, como no puedes verle la cara, tienes otros datos, como la voz o a qué huele”, describió. “Cuando entras a una junta, entras a la sala y, en lo que te acostumbras a la luz, cuentas cuántas personas hay e identificas qué tipo de reunión es”.

“Además, tuve muy buena oportunidad de que, en los años en los que veía bastante mejor, reuní un conjunto de conocimientos y le metí duro a cosas como los idiomas o las matemáticas”.

De esta manera, resumió el ejecutivo, siempre ha logrado tener las herramientas profesionales que necesita para ejercer su profesión.

La tecnología

Pero ademas de sus preparación, Daniel ha aprendido a ayudarse de otras herramientas para su trabajo y su día a día: las tecnológicas.

Los teléfonos para mí son una maravilla”, indicó. “Si voy a un restaurante, seguramente no veo el menú, pero con el zoom de la cámara lo puedes ver”.

“Para leer documentos (algo necesario en su labor), hoy prácticamente todos están en digital, por lo que los puedes hacer al tamaño que quieras en un dispositivo y, además, hay apps que te ayudan a leer cosas”.

En la compañía en la que trabaja, indicó, hay más de 100 personas laborando que tienen alguna discapacidad y, además, invierten constantemente en temas de accesibilidad en las tiendas y sus propias oficinas.

“También invertimos mucho en sensibilizar a los empleados para que entiendan cuáles pueden ser las necesidades que puede llegar a tener alguien del equipo para que pueda ser parte de la dinámica de todos los días”, agregó.


Con información de Carlos Tomasini
Carlos Tomasinidiscapacidadmexico

Menú de accesibilidad