Sí, a las mujeres les gusta el futbol


Foto de internet
Foto de internet

Con el ambiente mundialista, el mito de que a las mujeres no les gusta el futbol queda en entredicho


El lugar común indica que el futbol es solamente para hombres; sin embargo, hoy en los estadios, bares, restaurantes y hogares en donde se ve futbol, parece que esa afirmación no es del todo cierta.

Por ejemplo, en cuanto a ratings de televisión, la empresa Nielsen IBOPE México, especializada en medición de audiencias en 28 ciudades del país, reportó que 37 millones de televidentes vieron en TV abierta alguno de los partidos que la Selección Mexicana disputó durante la primera mitad de 2017 dentro de su participación en los juegos clasificatorios a la Copa del Mundo, la Copa Oro y la Copa Confederaciones.

Esa audiencia prácticamente estaba dividida en partes iguales entre hombres y mujeres, con 51.5 y 48.5 por ciento, respectivamente.

Por eso nos dimos a la tarea de preguntar en redes sociales a mujeres –y a algunos hombres– su opinión sobre si el futbol es un deporte solamente para hombres. Esto es lo que respondieron.

Foto de Internet

Por convivir

En el caso de Natalie, el futbol es un tema de convivencia: “No soy fan del futbol. No se me hace interesante; sin embargo, he notado que cuando estoy con familiares o amigos que están viendo a la Selección, se me contagia su ánimo y alegría, por lo que, obvio, me uno”.

Roxana coincide con ella. “Me gusta el futbol, aunque no me apasiono. Si dejo de ver un partido, no me corto las venas; en mi caso, es más por convivencia familiar o de amigos que por un gusto propio”.

El Mundial tiene, quizá, un poco más de atractivo para las personas que no suelen ver mucho futbol, como Mariana. “No soy de ver futbol todo el tiempo, pero los Mundiales tienen algo que me atrapa, además de ver tanto jugador talentoso y guapo”.

A Vera le pasa algo similar: “Me interesa ver a México en el Mundial y estoy pendiente de otros dos o tres equipos. La liga mexicana no me interesa en lo absoluto, la Champions un poco y me entero de futbol por ser un tema de interés popular”.

Lucía es un poco más directa: “Desde que los futbolistas se volvieron guapos, hipsters y a la moda, a las mujeres también nos gusta el fut”.

Finalmente, Margoth es más contundente: “A mí encanta el Mundial de principio a fin”.

Fuera etiquetas

Pero muchas mujeres sí se declaran completamente aficionadas del futbol, como el caso de Riumbaug: “Amo el Mundial. Amo al Real Madrid. Amo a la Selección de Alemania. Amo la Champions League”.

Por su parte, Overaqui asegura que le gusta el futbol desde la preparatoria y en especial sigue de cerca la época del Mundial. “Mi acercamiento fue por mi mamá. Es cuestión de gustos, a mi papá no le interesa tanto, mientras que mi novio reconoce partidos pasados”.

En el caso de Vero, es un asunto de casa: “En mi familia es parejo, todos y todas somos harto aficionados”.

A Ilse le pasa algo similar con los deportes en general, pero principalmente por el futbol. “Tuve influencia de mi papá desde chiquita, pero de ahí me seguí. Sigo las ligas del mundo en torneo regular, copas, tengo jugadores favoritos y el Mundial es súper importante para mí, al grado de ajustar mi agenda en torno a partidos importantes”.

Alejandra detecta que en la afición femenina en México hay también un asunto geográfico. “Nací en la Ciudad de México y desde mi niñez hasta mi juventud conocí a muy pocas mujeres que compartieran ese gusto por el futbol; pero ahora que vivo en Guadalajara, 90% de las mujeres que conozco no sólo les gusta, lo aman y disfrutan los partidos, llevan a sus hijos a las escuelas de futbol y se convierten en directoras técnicas como los varones”.

Así que todo parece indicar que el asunto de las etiquetas de género en el futbol ya sale sobrando, como dice Lilí: “A mí me gusta mucho el futbol, disfruto mucho ver el Mundial y conozco una que otra mujer que igual le gusta, aunque son las menos. Pienso que son etiquetas, como decir que el rosa es para niñas y azul para niños”.

Aficionadas contra prejuicios

Por lo tanto, no es raro conocer a mujeres apasionadas por el futbol, como Carolina. “El futbol no es un tema de género. A mí me fascina, incluso más que a algunos hombres que me rodean. Conozco muchos estadios en México, el Camp Nou y algunos ingleses. Creo que debemos apoyar más la liga femenil aquí”.

Adriana piensa de manera similar: “A mí me gusta el futbol. Tengo cinco álbumes de Panini llenos, mis camisetas del América y me encanta ir al Azteca”.

A pesar de esto, parece que la idea de que el futbol es una afición exclusiva de hombres tiene orígenes culturales muy arraigados, como apunta Pilita. “A las mujeres les gusta el futbol y otros deportes, pero definitivamente la audiencia mayor es masculina porque todavía nos rigen tabúes marchistas”.

Otra Adriana, señala que el Mundial es de sus momentos deportivos favoritos, pero precisamente la percepción machista frente al futbol le impide disfrutarlo como quisiera. “Siempre sufro cuando opino en foros o grupos porque me dicen cosas como ‘cállate y vete a la cocina’, ‘por qué está mujer está hablando de futbol y no lavando mi ropa’ y cosas por el estilo”, denuncia. “Pasé de ir a bares a ver los partidos que más me interesaban a hacerlo en mi casa porque es insoportable. Así que amo el futbol, pero odio el lugar que se le da a las mujeres en todo su entorno”.

Gabriella coincide y también ha vivido episodios similares: “Una vez me dijeron ‘no hables de lo que no sabes’. Obvio yo sí sabía, pero él, no”.

Los hombres…

Algunos hombres, como Iván, admiten que en el futbol son comunes ese tipo de fenómenos. “Sí hay percepción de género y, sobre todo, actitudes hacía el futbol surgidas por el género”.

De hecho, a muchos hombres les gusta que las mujeres sepan de futbol, como a Ernesto: “Escogí a mi esposa porque ama tanto el deporte como yo, así que para nada es un tema de un solo género”.

Pero Oliver hace una observación que también está relacionada con la afición en el país y que podría resultar polémica: “Creo que en Mexico a las mujeres no les interesa tanto el futbol como en España, Argentina y Brasil, donde hay miles de mujeres verdaderas seguidoras de sus equipos favoritos y muy apasionadas por sus jugadores”.

Y sí, obviamente también hay hombres a quienes no les gusta el futbol, como Sergio: “A mí, la verdad es que me vale, pero tengo un par de amigas súper clavadas”.

A quienes no les gusta

También hay mujeres que tienen sus propios argumentos para explicar por qué no les gusta el futbol, como Lilia. “No me gusta porque hago más corajes, las reglas son chuecas. Son como las elecciones en México, en las que gastan mucho y dan pocos resultados. ¡Ah!, y nadie queda conforme”.

Sofía señala que, más que ser un tema de género, se trata de un asunto de interés. “La mayoría de mujeres cercanas a mí aman el futbol, lo gozan y saben muchísimo del tema. Creo que es cuestión de interés y de que te fomenten esa pasión durante la niñez. En mi caso, nunca me atrajo, como la mayoría de los deportes, y eso que en mi casa todos eran futboleros”.

El entorno también parece ser algo importante para tener gusto por el futbol, inclusive por arriba del género, como menciona Raquel: “No me interesa nadita. Pero no creo que sea cosa de género, a la mayoría de mis amigos tampoco les significa nada”.

Así que todo parece indicar que aquello de que “el futbol es para hombres” es un cliché que en pleno 2018 sale sobrando. ¿Usted qué opina?

Por Carlos Tomasini (@carlostomasini)
futbolmujeres