Ómicron no debe verse como una “simple gripa”, alerta la OPS
Personas hacen fila para realizarse pruebas para detectar COVID-19, en un módulo instalado en la Ciudad de México (México). Foto de EFE/Isaac Esquivel

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) aseguró que la enfermedad provocada por la variante ómicron de COVID-19 no debe verse como una “simple gripa“.

No se trata de ver a ómicron como una simple gripa. Es importante tener en cuenta que aún muchas personas no han recibido la vacunación completa, principalmente, entre aquellos que tienen una comorbilidad”, manifestó Sylvain Aldighieri, gerente de Incidente para COVID-19 del organismo.

Aldighieri dejó en claro que la infección por ómicron “puede ser grave y muy grave; por lo tanto no debemos relajarnos en este momento, debemos de mantener todas las medidas de control y de distanciamiento“.

Carissa F. Etienne, directora de la OPS, manifestó que esta nueva variante ha impactado en la salud mental del personal de salud.

Nuestros profesionales sanitarios han trabajado de manera incansable durante dos años para atender a los pacientes y muchos de ellos se enfermaron; demasiados murieron. Sufrieron agotamiento físico. Tenemos un estudio que demuestra que hasta un 22 por ciento de los profesionales sanitarios en varios países han sufrido episodios de depresión. No hay lugar a dudas de que necesitan de nuestro apoyo“, expresó.

La titular de la organización apuntó que las infecciones de COVID-19 en América casi se duplicaron en la última semana por ómicron, aunque con baja letalidad debido a que algunos países de la región están administrando terceras y hasta cuartas dosis a la población.

La experta explicó que los nuevos contagios pasaron de 3.4 millones el 1 de enero a 6.1 millones el 8 de enero y alertó que la presencia de estos casos se están acelerando en prácticamente todos los países del continente.

Los contagios se aceleraron rápidamente durante la temporada navideña, alcanzando niveles de transmisión nunca antes vistos durante esta pandemia“, expresó.

Precisó que en los primeros días de 2022 se ha visto un aumento del 77 % de nuevos casos y un alza de muertes de 31 % en la región.

Asimismo, dijo que ómicron está en camino de convertirse en una variante dominante en las Américas, pues se ha detectado en 35 países y territorios de la región.

Destacó que Estados Unidos es el país que suma la mayor parte de los nuevos casos, y los estados del este y medio oeste son los que han experimentado aumentos más rápidos.

Mientras que Bolivia, Ecuador, Perú y Brasil también están experimentando aumentos significativos en los nuevos casos, y en naciones como Argentina y Paraguay las infecciones por COVID-19 han aumentado casi un 300 % durante la última semana.

Con información de López-Dóriga Digital y EFE