México puede bajar el precio de los alimentos usando un cultivo ancestral, asegura experto
Fotografía de archivo que muestra mazorcas de maíz, para su venta en un mercado de Ciudad de México (México). EFE/Sáshenka Gutiérrez

El impulso de técnicas de cultivo ancestrales y la comercialización directa del productor al comprador, son prácticas que se deben retomar en la agricultura mexicana, las cuales, ayudarían a bajar los precios de alimentos en una etapa en la que han aumentado de precio, explicó un especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La combinación de producción de la milpa en la chinampa, dos sistemas tradicionales de agricultura, “contribuiría a ampliar la generación y distribución de productos agrícolas en la capital de la República mexicana“, expuso el investigador Leonardo Alejandro Beltrán Rodríguez, del Instituto de Biología (IB) de la UNAM, en un comunicado emitido este domingo por la institución.

Además, señaló que de esta manera, se pueden “abaratar los costos de los insumos alimenticios”.

Recordó que la milpa es un sistema agrícola tradicional conformado por un policultivo, que constituye un espacio dinámico de recursos genéticos, mientras que la chinampa es un modelo artificial de cultivo, único en el mundo, que consiste en un sistema de islas flotantes de plantas nativas y materia orgánica para poder cultivar sobre las aguas.

Aunque dijo que quizá en este momentos esos espacios no serían capaces de abastecer la demanda, pues buena parte se ocupan más para el cultivo de plantas ornamentales, explicó que al centro se incluiría la milpa “para volverlas altamente productivas y abastecer mercados verdes”.

Es decir, “la comercialización directa del productor al comprador, de un producto local, de temporada, libre de tóxicos y respetuoso con la tierra”.

Beltrán Rodríguez dijo que existen estudios que han demostrado que “la milpa es un modelo de alimentación saludable y nutritivo” y señaló que en numerosas regiones de México “sigue siendo la base de la soberanía alimentaria”, ya que sustenta una dieta amplia y variada mediante la diversidad de productos que ahí se cultivan.

Indicó que la especie principal es el maíz, acompañada de otras como frijol, calabazas, chiles y tomates, esto, de acuerdo con la región donde se ubique.

“Estos productos brindan múltiples beneficios, debido a la variedad inmensa que puede generarse a partir de los granos del cereal complementado con la leguminosa, y eventualmente combinados con la carne que en algunos casos llegan a consumir las familias que realizan esta práctica, lo que proporciona una dieta completa”, afirmó.

El investigador del Laboratorio de Etnobotánica Ecológico expuso que conservar estas prácticas “es clave para la seguridad alimentaria de múltiples comunidades que, en su mayoría, no disponen de recursos económicos sustanciales para costear una canasta básica”.

El 7 de julio, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que la tasa de inflación general en México se elevó en junio al ubicarse en 7.99 %, su mayor nivel desde enero de 2001, informó este jueves

Además, el índice de precios al consumidor (IPC) tuvo un avance mensual de 0,84 %, lo que implica la subida mensual de precios más alta para un mes de junio desde 1998.

Resaltaron los precios de las frutas y verduras, que aumentaron un sustancial 2,01 % mensual y un 14.39 % anual.

Con información de EFE