#LaPeorMamá ¡No me van a llevar al Mundial!


#LaPeorMamá ¡No me van a llevar al Mundial! - Foto de archivo
Foto de archivo

Me ardo mucho de que me hijo no me elija a mí por sobre todas las cosas

  • Gana un viaje doble al Mundial. 

Lee #minispeedy en un espectacular. Cosa rara, íbamos él y yo solos en el coche. Es una situación que casi nunca se da, así que aproveché para hacerle la plática jeje. 

  • Oye, si te ganas el viaje al mundial, ¿me llevas?
  • Pero es doble. 
  • Por eso. 
  • Es que solo son dos boletos. 

En ese momento, mi intuición me dijo “cállate” y debí haberme callado. Pero no. 

  • Pues por eso. Uno tú y uno yo. 

Se quedó pensando como medio segundo. Porque no crean que le dedicó tanto tiempo. 

  • No. Mejor llevo a papá. 

Ingado chamaco. Me la volvió a aplicar. Elige al padre sobre mí. En ese momento fingí un llanto descontrolado. Tipo el de #miniplausi cuando pasa… cualquier cosa. 

  • Bueno no, mejor me llevo a mi hermana. 

Como que si le moví algo con mi drama. Mínimo lo hice sentir culpable al hijo de su papá porque de su mamá no será hijo si no la lleva al mundial. 

  • ¿Cómo se van a ir al Mundial si son niños? 
  • Pues así. Juntos. En avión. 
  • Pero necesitan ir con un adulto. 
  • Pero solo tengo dos boletos. Uno para ella y uno para mí. 
  • Es que no pueden viajar dos niños solos. 
  • Pero yo quiero llevar a mi hermana. 

Sabía que no iba a ganar la discusión así que hice lo más maduro que podía hacer. 

  • Bueno y ¿qué tienes que hacer para ganar los boletos? 
  • No sé. ¿Qué tengo que hacer?
  • Uy pues si no sabes no vas a poder participar. Y si no participas no vas a poder ganar. Y si no ganas no vas a poder llevar a tu hermana. Ni modo. No van a poder ir al mundial. 

Y sí. ¡Gané! Ya no pudo decir nada. Infantil me dirían algunos. Yo solo sé que le gané. Jajajaja. 

Sí. Me ardo mucho de que me hijo no me elija a mí por sobre todas las cosas. Sí, yo quiero ser la consentida. Y sí, sé que no lo soy. Sé que soy la regañona, gritona y loca. Soy la mamá. No hay más. 

Gracias por leer 

la peor mamá