#LaPeorMamá #minispeedy tan considerado


#LaPeorMamá #minispeedy tan considerado - Foto de archivo
Foto de archivo

Por Claudia Ma. García Reyes Herrera (@plausi1)


Leo en la agenda de #minispeedy para mañana: “enviar lunch saludable para compartir”. Últimamente andamos con todo con el tema saludable. El chamaco a cada rato pregunta si la comida que le doy es saludable y yo pienso “es lo único que comes y cuestionas, ¿neta?” Pero contesto:

  • Claro que sí, mi amor. Siempre pienso en opciones saludables para ustedes.

Total, así de floja como soy me dije a mí misma: “¿qué tienes? Porque ni madres que voy al súper ahorita. ¡Pepinos! ¡Súper saludables! Ay, los acabo de comprar para la colación de la semana. Ups, tendré que comer porquerías, seré gorda eternamente y obviamente es culpa de la escuela“. ¿Qué quieren? Uno busca cualquier pretexto para comer porquerías pero a los niños pura fruta y verdura, jeje.

  • ¿Qué te parece llevar pepinos?
  • Bien mami. Son súper saludables.

¡Punto para mamá!

Bueno, pues pelé y partí 2 pepinos, les puse limón y sal y los mandé a la escuela muy orgullosa de mi selección saludable.

A la hora que llego al entrenamiento de fut, saliendo de la escuela, me dice muy afligido:

  • Mami, nadie quiso comer mis pepinos.
  • ¿Cómo? ¿Por? Igual y no les gustan los pepinos.
  • No, es que había papas y no quisieron pepinos.

¿Neta? ¿Papas? Amo comer papas, son mi perdición pero ¡NO SON SALUDABLES!

Abro la mochila para revisar que traiga el uniforme y la tarea y… ¡sorpresa! los libros nadando en juguito de pepinos y limón. Saqué todo de la mochila, una amiga me ayudo a secarla y puse a “orear” los libros; mismos que por la tarde sequé hoja por hoja con la secadora del cabello y quedaron más arrugados que una camisa de lino recién exprimida (me han contado, no es que yo haya lavado con agua ninguna, echándola a perder) pero ese no es el punto.

Cuando saco el tupper a medio cerrar todo escurrido, me doy cuenta de que quedaba como una cuarta parte de los pepinos y pensé: “alguien comió pepinos porque yo mandé el tupper lleno“.

Termina el entrenamiento y nos vamos a la casa. En el coche empieza de nuevo la conversación con #minispeedy

  • Mami, no entiendo por qué nadie quiso comer de mis pepinos.
  • Bueno, corazón, pues es que tal vez no a todo mundo le gustan.
  • Tampoco entiendo porque llevaron papas si era lunch nutritivo. ¿Verdad que las papas no son nutritivas?
  • Pues no amor, no son nutritivas, son botana, podemos comerlas de vez en cuando pero no son consideradas nutritivas.
  • No, son chatarra.

Ya para no darle más cuerda porque de verdad lo note afligido medio le cambié el tema.

  • Bueno y ¿qué más comiste?
  • Nada.
  • ¿Cómo nada? Era lunch para compartir. ¿No llevaron más cosas?
  • Si llevaron, pero yo solo comí pepinos.
  • ¿O sea, tú te comiste todos los pepinos?
  • Bueno, un amigo comió unos pocos. Pero es que no quería que te sintieras mal porque nadie se comió lo que mandaste.

No puedo decirles el nivel de lágrimas que llegaron a mis ojos en ese momento y mientras lo escribo. Tengo al hijo más empático, traga pepinos que existe. ¡Me hizo el día!

A veces los monstruitos nos sorprenden ¿a poco no?

Gracias por leer.

la peor mamá