#LaPeorMamá Abandoné a mi familia

#LaPeorMamá Abandoné a mi familia - la peor mamá contradicciones
Foto de archivo

La peor mamá, por Claudia Ma. García Reyes Herrera (@plausi1)

Por si no se enteraron porque no lo vieron y se lo súper perdieron, me acabo de ir a tomar un curso a Querétaro. Llevaba yo como un año queriéndolo tomar y por alguna razón no se había podido. Así que cuando me enteré que lo impartirían de nuevo, no dudé en pedir informes.

  • Será en Querétaro del viernes 8 al lunes 11 de marzo.

[Damn, el 8 es cumpleaños del marido. Se me hace que no voy a ir.]

  • Uy, es cumple de mi marido. ¿Habrá otro curso?
  • Es probable que en octubre.
  • Bueno pues muchas gracias.

Triste y cabizbaja me hice a la idea de que no iría porque ¿cómo dejar al marido el fin de semana? Después de unos días le dije:

  • ¿Qué crees? Van a dar el curso de PECES en Querétaro. Tengo muchas ganas de tomarlo. Pero tengo un problema.
  • ¿Cuál?
  • Es el día de tu cumpleaños.
  • Mmmm. Y ¿cuánto dura?
  • Pues es de viernes a lunes. Pero pues ni modo que irme en tu cumple.

Al cabo de un rato me dijo:

  • Pues vete. No pasa nada si no estás ese día. Festejamos otro día.
  • ¿Neta?
  • Sí. Pues le traes ganas al curso. Vete.
  • ¿Y te quedas con los niños?
  • ¿Te los quieres llevar? Sí. Yo me quedo con ellos.

Ni tarde ni perezosa arreglé mi viaje. No se me fuera a arrepentir el muchacho.

Entre las preguntas que me hicieron estaban:

¿Le vas a dejar los niños a tu marido? ¿No te da miedo? ¿Te dijo que sí? ¿A poco sí puede con ellos? Y no sé cuántas otras cosas.

Quiero decirles que es la primera vez que mi marido se queda solo con los dos por más de una tarde o noche o día. En algún momento se quedó con #minispeedy cuando salí de viaje aún trabajando y fueron dos días. Esta vez se quedó con los dos 4 días y no sé qué me estresaba más, si el fin de semana o los dos días de clases. Pero ¿saben qué? En ningún momento dudé de él o su capacidad para lograrlo. Es un papá responsable, amoroso y dedicado así que no había que temer. Mis inseguridades vienen de mí, de mi perfeccionismo, pero hasta ahí.

Para facilitarle la vida por supuesto dejé comida hecha y refrigerador lleno, no le iba a cargar más la mano. Así que los días anteriores a mi partida fueron toda una odisea.

Cuando les dije a mis hijos que me iba a ir 4 días como que no lo creían. Pero poco a poco entendieron que en verdad me iba a ir. #minispeedy, comprensivo como es, me dijo:

  • Qué bueno que vas. Yo te ayudo a cuidar a mi papá y a mi hermana.

#miniplausi me pidió ocho mil veces que no me fuera, pero al final me deseó buen viaje y me dijo que me extrañaría mucho pero que se portaría bien.

Así llegó el día de mi tan esperado viaje y me fui. Sobra decirles lo mucho que disfruté tanto de mi curso como de mis días de mediana soledad. No les puedo mentir, extrañé montones a mi tribu pero me disfruté muchísimo.

Acá todo salió bien. El señor de la casa, como todo un profesional, logró perfectamente bien tanto los días de escuela como el fin de semana.

El cumpleaños lo celebró con sus hijos yéndose a cenar, y a juzgar por lo que me contó se la pasaron muy bien.

Ninguno de los niños llegó sin uniforme a la escuela o sin lunch o sin desayunar. Todos se bañaron y cumplieron con horarios, tareas y estudio porque #minispeedy empezaba exámenes el lunes.

El fin de semana estuvieron paseando juntos, fueron al partido de papá juntos, fueron al parque de los brincolines, fueron a ver dinosaurios y aves, en fin, la pasaron bomba. Creo que hicieron más cosas de las que hubiéramos hecho si me hubiera quedado.

En todos los días que estuve fuera no recibí ni una llamada ni un mensaje de auxilio por parte del marido. Salvo para explicarle como usar la Thermomix, pero es que con mi Balvina nadie puede meterse así nada más porque sí.

No sé qué tantas peripecias habrá enfrentado pero en ningún momento me “molestó” con nada. Él, muy responsable, sacó los 4 días adelante sin la ayuda de nadie.

Cuando regresé, por un momento pensé que me iba a decir que nunca jamás en la vida repetiría la misma situación pero no, me recibió con una enorme sonrisa diciéndome que todo estuvo padrísimo. Es más, confirmamos lo que temíamos, todos los berrinches de #miniplausi son culpa mía, porque a él ni uno le hizo.

En verdad me encuentro muy agradecida tanto con mi marido como con mis hijos por permitirme volar y perseguir mis sueños. Hoy sé que este viaje no solamente me beneficia a mí, sino a mi marido porque estoy segura de que el lazo con los niños se volvió más fuerte en estos días, se nota, y por supuesto a los niños porque se dan cuenta de que su mamá es mucho más que solo su mamá, es una mujer con ganas de hacer más por ella y por ellos.

Así que por lo que más quieran, sea como sea, no dejen de perseguir sus sueños y, por el amor de Dios, dense la oportunidad de salir solas o con amigas y dejar a los críos con sus padres, que están de lo más sobre cualificados. Somos las locas de las mamás aprensivas que dudamos de ellos.

Gracias por leer.

#LaPeorMamá

familiala peor mamá