Intolerancia al gluten se controla con dieta estricta: IMSS

Intolerancia al gluten se controla con dieta estricta: IMSS - Las personas con intolerancia al gluten deben comer alimentos naturales y frescos. Foto de IMSS
Las personas con intolerancia al gluten deben comer alimentos naturales y frescos. Foto de IMSS

La intolerancia al gluten se desarrolla por predisposición genética y puede manifestarse a temprana edad, sin que se conozca su origen

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda a las personas con intolerancia al gluten que lleven una dieta estricta, a fin de no sufrir alguna descompensación.

La gastroenteróloga Claudia Rebeca Nava López, señala que los pacientes deben mantener sus niveles de calcio, carbohidratos, proteínas, hierro, ácido fólico, calcio, cobre, zinc y vitaminas B y D, además de evitar la pérdida de masa muscular.

Para ello, deben incluir en su dieta diaria alimentos naturales como carne, legumbres, frutas, verduras y cereales, en especial el maíz y arroz.

Atención médica en el Seguro Social. Foto de IMSS
Atención médica en el Seguro Social. Foto de IMSS

En el lado contrario, deben evitar embutidos, salsas, condimentos, postres, lácteos, chocolates, turrones, botanas y hasta el maquillaje.

La importancia de una dieta estricta radica en que la intolerancia al gluten solo se controla, y de no ser tratada de manera adecuada puede derivar en linfoma no Hodking; cáncer de intestino; adenocarcinomas esofágico, pancreático e hígado; cáncer de mama, pulmón y colon; padecimientos cardiovasculares; diabetes tipo I; tiroiditis; enfermedad de Addison; Síndrome de Sjögren; lupus; hepatitis autoinmunes y nefropatías, entre otros.

La intolerancia al gluten se desarrolla por predisposición genética y puede manifestarse a temprana edad, sin que se conozca su origen.

En México, cuatro de cada 100 personas lo padecen, y se dividen en clásica, sintomática, asintomática o silente, y subclínica con alteraciones bioquímicas o de laboratorio.

Cuando se presenta en niños, estos pueden padecer diarrea, inflamación abdominal, dolor, náuseas, vómito, falta de apetito, retraso en el crecimiento, alteración del carácter e irritabilidad.

En la adolescencia, puede retrasar la pubertad o crecimiento y provoca anemia ferropénica e hipertransaminasemia y diarreas. En la tercera y cuarta década de la vida, el síntoma clásico es la diarrea crónica, aunque hay otros atípicos como abortos recurrentes, infertilidad, osteopenia y osteoporosis en mujeres.

Con información de López-Dóriga Digital

#imssdietaintolerancia al gluten