Hisopos podrían provocar bolsas de pus en los oídos

Hisopos podrían provocar bolsas de pus en los oídos - Foto de Sharon McCutcheon para Unsplash
Foto de Sharon McCutcheon para Unsplash

Un hombre en Inglaterra tuvo que ser internado de emergencia al hospital luego de que presentara una infección por tener un pedazo de hisopo en el oído

El caso de un hombre que aparentemente vivió con un pedazo de hisopos atorado en su oreja por años antes de contraer una peligrosa infección está alertando sobre los riesgos de limpiarse las orejas con hisopos.

Los médicos que atendieron dicho padecimiento calificaron el caso como el primer ejemplo conocido de un hisopo de algodón que conduce a una infección necrosante dentro del cráneo de una persona.

El hombre, de 31 años, fue llevado de emergencia a un hospital en Coventry, Inglaterra, luego de que repentinamente sufriera ataques y colapsara.

El paciente previamente había estado sano, a excepción de un dolor intermitente y la pérdida de audición en su oído izquierdo los últimos cinco años, lo que llevó a su médico a recetarle antibióticos para una “infección grave del oído”.

Días antes de que tuviera los ataques, el dolor aumentó y padeció náuseas y vómitos.

Las exploraciones en su cabeza revelaron que el hombre tenía dos abscesos (bolsas de pus) entre la superficie de su cerebro y la membrana protectora que lo rodeaba, la duramadre.

Su canal auditivo izquierdo estaba lleno de “material de densidad de tejidos blandos”, por lo que los médicos lo exploraron mientras el hombre estaba bajo anestesia general y encontraron un pedazo de hisopos.

El hombre fue diagnosticado con otitis externa necrotizante, una infección que comienza en los tejidos blandos del canal auditivo y se propaga al hueso circundante. El padecimiento se observa tradicionalmente en personas mayores con diabetes o con un sistema inmunitario dañado.

Los doctores retiraron el pedazo de algodón, limpiaron el canal auditivo y trataron al paciente con antibióticos.

Todos los rastros de infección desaparecieron luego de 10 semanas y el hombre permanece sin ningún problema persistente.

“Lo más importante es que ya no usa los hisopos de algodón para limpiar sus orejas”, escribieron los autores, y agregó que el caso “reitera aún más los peligros del uso del hisopo de algodón”.

El grupo de médicos advirtió que los artículos como hisopos de algodón, horquillas para el cabello y palillos de dientes pueden provocar lesiones en el canal auditivo o un orificio en el tímpano.

Además, podrían dislocar los huesos de la audición, provocando la pérdida del sentido auditivo, mareos y zumbidos.

El doctor Seth Schwartz, otólogo del Centro Médico Virginia Mason en Seattle, comentó que no siempre es necesario limpiar dentro del canal auditivo; no obstante, puntualizó que está bien limpiar la cera de la parte externa de la oreja con un pañuelo o un paño.

“La gente piensa que la cera no es saludable, aparentemente no quieren cera en sus oídos”, dijo el doctor a USA Today. “Pero la cera en el oído es en realidad una parte saludable del oído, es la sustancia natural que se produce en el mecanismo de autolimpieza del cuerpo”.

Con información de USA Today

Hisoposlimpiezaoidoorejassalud