¿Cuáles son los órganos más afectados por la contaminación?

¿Cuáles son los órganos más afectados por la contaminación? - contaminacion
Foto de Notimex / Jessica Espinosa

Aunque todos los órganos del cuerpo sufren daños por la exposición a la contaminación, los expertos revelan cuáles son los más afectados

La contaminación del aire puede estar dañando todos los órganos y prácticamente todas las células del cuerpo humano, de acuerdo con un nuevo estudio dado a conocer por The Guardian.

La investigación muestra daños de pies a cabeza en los habitantes de lugares con altos grados de contaminación desde enfermedades cardíacas y pulmonares hasta diabetes y demencia, problemas hepáticos y cáncer de vejiga hasta huesos frágiles y piel dañada. La revisión encontró que la fertilidad, los fetos y los niños también se ven afectados por el aire tóxico.

Las afectaciones se dan de forma sistemática resultado de contaminantes que causan inflamaciones que luego se expanden a través de cuerpo gracias al ingreso de partículas ultrafinas a través del torrente sanguíneo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, OMS, aseguró que la contaminación es una emergencia de salud pública con más de 90 por ciento de la población mundial que soporta aire potencialmente tóxico al estar a la intemperie.

Estadísticas de dicha organización también revelan que cada año se producen 8.8 millones de muertes prematuras, el doble de estimaciones de años previos, lo que hace que la contaminación sea más peligrosa que fumar.

Sin embargo, a pesar de la urgencia que se presenta por la contaminación, todavía no se conocen por completo los daños que ocasiona a la salud ni las enfermedades crónicas que provoca, el daño cardíaco y pulmonar bien detectados son solamente la punta del iceberg.

“La contaminación del aire puede causar un daño agudo, así como crónico, que afecta a cada órgano del cuerpo”, concluyen los científicos del Foro de Sociedades Respiratorias Internacionales en los dos artículos publicados recientemente “Las partículas ultrafinas pasan a través de los pulmones, son captadas fácilmente por las células y transportadas a través del torrente sanguíneo para exponer prácticamente todas las células del cuerpo”.

Incluso, especialistas de la OMS aseguran que trabajan en mostrar cómo la contaminación está directamente relacionada con problemas como Parkinson y autismo.

Foto de AFP

 

 

Estos son los órganos más expuestos a daños por contaminación:

Pulmones y corazón

Son los principales órganos con daños pues el inicio de la cadena se da al inhalar el aire sucio.

Entre las principales complicaciones se encuentran problemas respiratorios como enfisema, asma y hasta cáncer de pulmón.

El corazón también resulta con daños considerables pues esto incrementa el riesgo de ataques cardíacos ya que las arterias se estrechan y los músculos se debilitan.

Cerebro y mente

Accidentes cerebrovascuales, demencia y reducción en la agilidad mental son condiciones que se relacionan directamente con la contaminación del aire, incluso se ha probado que el insomnio y la apnea de sueño son provocados por respirar aire tóxico.

En el cerebro, la contaminación provoca una inflamación sistémica debido a que las células inmunes del cerebro consideran a las partículas contaminantes como bacterias, lo que provoca que las ataquen liberando enzimas y ácidos es decir, que la evolución natural del cuerpo humano está enfocado en defenderse de infecciones pero no de la contaminación.

Órganos abdominales

Entre los órganos con más daños está el hígado pues es el encargado de eliminar las toxinas del cuerpo.

La investigación vincula también la contaminación con numerosos tipos de cánceres, como el de vejiga e intestino así como un aumento en el síndrome de intestino y colon irritable.

Incluso, la piel y los huesos se ven afectados con el envejecimiento cutáneo, urticaria y huesos frágiles.

Reproducción, genética y niños

El daño potencialmente más perturbador del aire contaminado afecta la reproducción y a los niños.

La contaminación se relaciona con la reducción de la fertilidad y los abortos espontáneos.

Los fetos también se ven afectados pues la contaminación ataca a la placenta que nutren a los embriones.

El bajo peso al nacer de los bebés y nacimientos prematuros también están señalados.

Los niños son los individuos más vulnerables pues sus cuerpos están en desarrollo y no cuentan con las defensas suficientes para hacerles frente a los contaminantes.

Los genes, según los expertos, también pueden modificarse en ambientes altamente contaminados.

Actualmente, los especialistas se encuentran en la recopilación de evidencia que permita conocer a profundidad los efectos de la contaminación en las megaciudades y la exposición de los ciudadanos al aire tóxico a nivel mundial.

Con información de The Guardian

aireaire tóxicocontaminaciónContaminantesdañosórganospartículas