¿Cuál fue el primer coche que circuló en la Ciudad de México?


Foto de internet
Foto de internet

Aquí le contamos la historia del primer vehículo que recorrió las calles de la Ciudad de México y que era propiedad de Fernando de Teresa

La noche del sábado 6 de enero de 1895, algo nunca antes visto recorrió velozmente las calles de la Ciudad de México: un coche.

Ese vehículo, que sorprendió a las pocas personas que había en ese momento por las calles de lo que hoy es el Centro Histórico, era propiedad de Fernando de Teresa, un joven porfirista que tenía su casa en la esquina de Palma y 16 de septiembre.

Foto de internet

El auto fue importado desde Toulón, en la costa del Mediterráneo, por Andrés Sierra, de la Agencia de Ingenieros Basave, Robles Gil y Zozaya, y diversos registros históricos aseguran que se trataba de un Delaunay-Belleville, una de las marcas más exclusivas de Francia, que fabricaba sus coches a mano y que era competencia directa de marcas como Rolls Royce, además de que era el favorito de personalidades como el zar Nicolás II, de Rusia, o el rey Alfonso XIII, de España.

Sin embargo, esa marca fue fundada hasta 1903, por lo que queda duda de cuál era exactamente el modelo de ese vehículo que viajó, según se sabe, a 16 kilómetros por hora aquella invernal noche de 1895 a través de las calles por las que todavía solían cruzar vehículos tirados por caballos.

Por cierto, años después, el primer reglamento de tránsito de la Ciudad de México, impuesto por el gobierno de Porfirio Díaz, estableció que el límite de velocidad en la zona urbana era de 10 kilómetros por hora, por lo que Sierra se hubiera hecho acreedor a una multa.

En los demás caminos, el límite de velocidad máximo era de 40 kilómetros por hora, el equivalente a lo que hoy son los 80 kilómetros por hora de las vías rápidas de la Ciudad de México.

Años después, Porfirio Díaz impulsó la creación de caminos y la importación de coches a México, y para 1907 había 860 autos solamente en la capital. En la actualidad hay casi 6 millones.

Por Carlos Tomasini (@carlostomasini)

autosciudad de méxicocoches