Quiero ser campeón de atletismo a los 100 años
Foto de Youtube

Esta es la historia de Efraín Wachs, un hombre de 96 años cuya pasión sigue siendo ser un atleta.

Originario de Rosario Argentina, don Efraín cuenta con 25 medallas en campeonatos mundiales de atletismo; seis son doradas, nueve de plata y diez, de bronce.

Pero algo que puede sorprenderle más, es que el sueño de este atleta de la tercera edad, dijo, es ganar su quinto campeonato mundial de atletismo a los 100 años.

“Mi sueño es disputar tres mundiales más. El próximo es en Francia, este año. Necesito algún sponsor (patrocinador), por favor, que colabore. Solo me ayuda mi primo Mauricio, por ahora. Pero hay que ir paso a paso: primero, el Torneo Argentino, en Resistencia; luego, el Campeonato Sudamericano, en Montevideo. Cuando cumpla 99, voy a disputar el Mundial de Perth, en Australia. Quiero ser campeón mundial a los 100 años. Ese es mi objetivo.

Al igual que cualquier deportista de alto rendimiento, la disciplina y una buena alimentación es muy importante para un atleta.

Desde las 7 de la mañana, Efraín Wachs se baña, se afeita, se viste con ropa deportiva y prepara el desayuno.

“A mi edad y como corro, tomo mucha leche descremada. La acompaño con cuatro galletitas Quaker, con queso descremado y miel”, explicó.

A las 9, llega hasta la plaza San Martín de Tucumán y se reúne con un grupo de ancianos para inculcarles el arte del atletismo y los beneficios que a su salud puede traer.

“A los 50, el cerebro empieza a perder volumen; entonces, la mejor forma de evitarlo es la actividad física”.

Cuestionado sobre si requiere de algún tipo de medicación por su condición de adulto de la tercera edad, pero en el tono optimista que lo caracteriza dijo que diariamente tomo tres tabletas: una roja, una verde y una blanca.

“La roja es ginseng, la verde es para evitar la anemia y la blanca es por la próstata, porque me operaron a los 75 años”.

Otro de sus propósitos es no enfermarse sino hasta después de los 100 años.

“Le voy a pedir a Dios llegar a los 110. Posiblemente, a los 120 voy a descansar”, compartió en entrevista para el periódico La Nación.

En el ámbito profesional, don Efraín también es un campeón pues durante 40 años trabajó en el Banco Nación de Casilda.

“No falté ni un día, si nunca me enfermé. Me tomaba el ómnibus El Rosarino, ida y vuelta.”

A un mes de apagar 97 velitas al pastel, Efraín recomienda que el deporte es salud. “Y sí, la sociedad está enferma por la falta de incentivos. Caminar, trotar, correr. Despertarse.”, concluyó.

Con información de La Nación.