Policía pide a Waze no monitorear a sus agentes
Foto de internet

Varios policías de Estados Unidos están haciendo una campaña para presionar a Google a fin de que desactive una función en su aplicación de monitoreo de tráfico Waze que advierte a los conductores cuando hay policías cerca.

Los oficiales estadounidenses están preocupados de que la popular aplicación móvil, que provee las condiciones del tráfico en tiempo real, también se pueda usar para ubicar policías y hacerles daño.

Waze es una combinación de navegación GPS y redes sociales. Unos 50 millones de usuarios en 200 países utilizan el servicio gratuito para ver advertencias y notificaciones sobre congestionamiento vehicular en las cercanías, accidentes de auto, trampas de velocidad, cámaras de tráfico, zonas en construcción, vehículos averiados y condiciones climáticas que representen un peligro.

Los usuarios de Waze registran la presencia de policías en los mapas. Cuando otros usuarios ven el icono de policía, no tienen claro si los agentes están ahí para detectar conductores que manejan a exceso de velocidad, en retenes para detección de automovilistas alcoholizados o simplemente haciendo una pausa para almorzar. La policía generalmente opera en espacios públicos.

La portavoz de Waze Julie Mossler dijo que la compañía está muy atenta a los asuntos de seguridad. Dijo que Waze trabaja con el Departamento de Policía de Nueva York y otros cuerpos similares en todo el mundo para compartir información. Google declinó hacer comentarios.

“Estas relaciones mantienen seguros a los ciudadanos, promueven una respuesta de urgencia más rápida y ayudan a aliviar la congestión del tráfico”, dijo Mossler.Para algunos en las agencias del orden, esta herramienta equivale a una aplicación de acoso, útil para las personas que quieren hacerle daño a la policía. Por ello, piden que Google remueva esta opción.

Esta creciente preocupación, coloca a Google en el centro de un debate mundial sobre la seguridad pública, los derechos del consumidor y la privacidad.

Charlie Beck, jefe de la policía de Los Ángeles, envió una carta al director ejecutivo de Google el pasado 30 de diciembre argumentando que Waze “podría ser utilizado por aquellos que tienen la intención de poner en peligro a oficiales de la policía y la comunidad”.

No existe una conexión entre ataques a policías y Waze, pero Beck dijo que la aplicación fue utilizada en el asesinato de dos oficiales del Departamento de Policía de Nueva York el 20 de diciembre. La cuenta de Instagram del homicida incluyó un “screenshot” de Waze y otros mensajes amenazando a la policía.

Los investigadores no creen que el pistolero, Ismaaiyl Brinsley, utilizó la aplicación para emboscar a los oficiales de la policía de Nueva York, en parte porque Brinsley dejó su teléfono a dos millas de donde baleó a los agentes.

En su misiva, Beck escribió que Brinsley había estado utilizando Waze para monitorear a la policía desde principios de diciembre.

Esta no es la primera vez que el gobierno ha expresado su preocupación con este tipo de aplicaciones.

En el 2011, cuatro senadores de Estados Unidos pidieron a Apple remover todas las aplicaciones que alertan a usuarios sobre retenes de sobriedad.

Las actuales guías para desarrolladores de Apple, indican que la compañía no aceptará aplicaciones con información sobre este tipo de retenes a menos que estas sean publicados por las autoridades, dijo una portavoz de Apple.

Google compró Waze por 966 millones de dólares en 2013.

Con información de AP