Papa Francisco visita zona marginada de Roma
Foto de AFP

El papa Francisco sorprendió a los habitantes de Pietralata, una villa miseria ubicada al noreste de Roma, cuando se presentó en una de sus visitas por los templos de la capital italiana.

El pontífice tenía planeado asistir a Pietralata con los católicos de la localidad, cuando decidió desviarse hacia la villa miseria, habitada en su mayoría por latinoamericanos.

“¿Cuántos de ustedes hablan español?”, les preguntó el papa, cuya respuesta fue un “¡Todos, todos!” por parte de los 150 latinoamericanos de la villa, en la que también habitan polacos, eritreos, rusos y ucranianos.

Al lugar también llegó el párroco Arístide Sana, de San Miguel Arcángel, una iglesia proletaria que esperaba a Francisco junto con parroquianos y fieles.

Foto de AFP
Foto de AFP

En la iglesia fue recibido por scouts y otros católicos, a quienes les dijo “nunca terminen la jornada sin hacer la paz”. Así, el papa sigue llevando a cada rincón su lema, sobre una iglesia “pobre y para los pobres”.

Con información de Clarín.