Nuevo sistema de justicia penal requiere otra mentalidad: PGR
Foto lagazzetadf.com

El titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, estableció que la implementación del nuevo sistema de justicia penal en el país implica la construcción de una mentalidad nueva, con personal e instituciones que garanticen su correcta aplicación.

Indicó que ese es uno de los grandes retos a los que se ha enfrentado en estos dos años la administración del presidente Enrique Peña Nieto para instaurar a nivel federal el nuevo sistema de justicia penal.

Empieza la implementación en estados para tener las experiencias que se requieren y poder implementarlo después ya con mayor velocidad en otros, señaló el titular de la Procuraduría General de la República (PGR).

Explicó que la implementación del nuevo sistema de justicia implica fundamentalmente construir algo que es mucho más difícil y que es una mentalidad nueva.

Cuando se hizo la reforma penal, precisó, se planteaban muchas cosas nuevas para mejorar el procedimiento, con el fin de estratificar adecuadamente algo para lo que todavía queda mucho tramo por hacer.

Lo anterior, detalló, en relación a cuáles son los delitos que realmente merecen pena corporal, cuál es el tamaño de las penas, cuáles son aquellos que pueden pasar por medios alternativos.

Al comparecer ante las comisiones unidas de Justicia, Seguridad Pública y de Investigación de Contratos Celebrados por Pemex, sus empresas subsidiarias y filiales de 2006 a la fecha, indicó que es una tarea que debe terminar en el plazo que obliga la ley, pero que tendrá que ser permanente.

“Va a llegar un momento en que vamos a tener tres procesos, el viejo, el nuevo y los que se quedan en medio, por lo tanto tendremos que tener jueces, ministerios públicos, investigadores, peritos, que puedan entender la forma de los tres”, advirtió.

Sostuvo que el mejor control de confianza que puede darse es el perfecto y continuo seguimiento al desempeño de cada uno de los trabajadores, lo cual parece difícil pero hoy, con todos los medios electrónicos y las posibilidades técnicas que hay, puede más sencillo.

Estableció que este ha sido el reto a futuro que es más importante, porque incluye no sólo la implementación de un nuevo sistema sino la implementación de una nueva forma de hacer justicia.

Ello requiere una nueva concepción de funcionarios públicos que traigan adentro la vocación, que tengan los principios éticos que requiere un funcionario que tiene que hacer justicia y que puedan aplicarlo y pueda darse y sostenerse.

Ojalá, señaló, sean pocos los años que tarde lograrse esto, porque quien diga que lo puede hacer en meses es mago o nos está engañando.

“Lo vamos a hacer así porque lo que queremos es dejar instituciones que puedan garantizarnos una forma distinta de aplicar la justicia y de recibir la justicia”, afirmó.

En el momento en que el Poder Legislativo determine que la procuraduría se convierta en fiscalía, abundó, se tendrán que transformar algunas áreas en función de que habrá procedimientos distintos.

Asimismo, agregó, se necesitan digitalizar expedientes, para que el próximo proceso penal pueda darse de manera viable y de manera adecuada.

“Los sistemas de intermediación le van a quitar mucho trabajo a los jueces, porque solamente llegarán a juicio aquellos casos que verdaderamente lo reclamen, que verdaderamente tengan una gravedad tal que ameriten la prisión o que deban ser juzgados por el interés público de otra manera”, subrayó.

Al referirse a estados que ya están implementando el nuevo procedimiento comentó que “obviamente cualquier cosa que empieza tiene tropiezos y correcciones.

“Pero en la mayor parte de los casos realmente les ha facilitado el trabajo y han podido ser mucho más ágiles y mucho más eficientes y espero que podamos hacerlo en el nivel federal”, sostuvo.

Con información de Notimex