Leer recrea una realidad alterna
Foto de internet

Diferentes estudios demuestran que la lectura estimula las áreas del cerebro de tal manera que recrea una “realidad paralela” que permite el desarrollo de habilidades como empatía, la productividad en el trabajo y hasta combatir la demencia.

El Quijote comenzó a vivir las aventuras de caballeros que había leido. Foto de Wikipedia
El Quijote comenzó a vivir las aventuras de caballeros que había leido. Foto de Wikipedia

Así lo señalaron Raymond Mar y Keith Oatley, psicólogos cognitivos: “La literatura ha sido en general ignorada por los investigadores, porque su función parecía ser únicamente la de entretener. Pero en realidad tiene un propósito más importante: simula situaciones que nos permiten entender a los otros (y a nosotros mismos), algo que aumenta nuestra capacidad de empatía”.

Diferentes áreas del cerebro recrean las lecturas. Foto de
Diferentes áreas del cerebro recrean las lecturas. Foto de e-neurocapitalhumano.org

Los científicos han usado técnicas de neuroimagen para descubrir que palabras como “ajo” o “canela” activan áreas del cerebro relacionadas al sentido del olfato. Vieron que algo similar sucedía cuando se describen acciones como “patear el balón” las que áreas premotoras- zona del cerebro que funcionan momentos antes de realizar algún movimiento- comenzaban a trabajar.

Cuando se trata de una lectura más elaborada como un cuento o novela, el cerebro recrea lo que se esta leyendo. En investigaciones se ha concluido que la literatura de alto nivel estimula la actividad creativa del cerebro.

En ese sentido, William Styron, novelista que ganó el Pulitzer en 1967 declaró: “un buen libro debería dejarte con muchas experiencias, y algo agotado al final: vives varias vidas mientras lees”.

Con información de El País