La historia de la cuchara, el cuchillo y el tenedor
Foto de Internet

La cuchara, el cuchillo y el tenedor, son elementos básicos que no pueden faltar en cualquier comedor, los hay de diferentes formas y materiales incluso con adornos, pero alguna vez te has preguntado, ¿quién los inventó? ¿Cuál fue su evolución? O simplemente el significado de la palabra.

La cuchara, es el utensilio más antiguo de los tres que se ha utilizado para comer y su significado etimológico proviene del latín cochlea que significa “caracol” o “concha de molusco”. Las conchas o caracoles no requerían ser tallados debido a la conveniencia de su forma. Aunque se desconoce el periodo exacto, el verdadero invento fue cuando se le añadió mango a las cucharas.

Con el paso del tiempo ya no solo era conchas de molusco, las cucharas también eran elaboradas con marfil, madera, piedra o el cuerno de ciertos animales, de esta forma el utensilio era cada vez más detallado y sofisticado, incluso se decoraban con jeroglíficos, motivos religiosos o tallados con diseño.

De acuerdo con evidencias históricas, el diseño de la cuchara adquirió su forma como la conocemos en el siglo XVIII.

Pasemos a nuestro segundo utensilio que es el tenedor, fue quizá el más difícil de aceptar pues se le atribuyeron muchos prejuicios.Es el cubierto con menos años de antigüedad de los tres y su palabra proviene del latín furca y el inglés antiguo forca.

En Italia lo consideraban un instrumento monstruoso, pues sus puntas insultaban a Dios, quien nos había privilegiado con dedos para comer. Se dijo que la princesa bizantina Teodora Anna Doukaina murió de una enfermedad degenerativa como castigo divino por haber introducido el tenedor a Italia cuando se casó con el Duque de Venecia, Domenico Selvo.

Foto de Animal Gourmet
Foto de Animal Gourmet

En Francia, los tenedores comenzaron a formar parte del inventario de las mesas en el Siglo XIV durante el periodo de Carlos V y se especificaba que era para comer los alimentos. Sin embargo los franceses también tenían estigmas religiosos.

A Inglaterra, el tenedor llego aproximadamente en 1611, después de que el inglés Thomas Coryate los vio en Italia durante uno de sus viajes. Los británicos por su parte creían que solo los dedos humanos eran dignos de tocar la comida de Dios.

Una vez que adquirió popularidad surgió un obstáculo más para el uso del tenedor, pues no era usual que los hombres lo utilizaran pues lo consideraban un acto femenino.

Respecto a la evolución en su diseño, inicialmente solo eran dos, luego tres y finalmente cuatro dientes con una ligera curva ergonómica que ayudaba a llevar el bocado del plato a la boca.

Nuestro tercer y último utensilio siempre fue considerado una herramienta básica y se trata del cuchillo.

Los hubo de piedra, cuerno, marfil, metal o cerámica, elemento clave en la historia pues fueron utilizados como armas y también como utensilios para comer. El cuchillo ha estado tan presente en nuestras vidas como la comida.

Los cuchillos comenzaron a llegar a las mesas alrededor de 1600, aunque en menor medida que el tenedor, el cuchillo también no fue bien recibido por las familias, pues lo consideraban un arma en la mesa pero ayudó al tenedor a ganar más popularidad.

Treinta años más tarde al Duque de Richelieu, en Francia se le ocurrió la brillante idea de achatar todos los cuchillos para que las puntas afiladas de esta herramienta no fueran amenazantes durante la comida.

A partir de esta invención los cuchillos fueron diseñados para que simplemente cortara la carne y no se introdujera a la boca, el tenedor seria el encargado de llevar el trozo de comida.

Ahora sabes el largo camino que recorrieron antes de llegar a tu mesa.

Con información de Animal Gourmet