Impulsan diputados cumbre sobre derechos de niños migrantes
Foto elmanana.com.mx

La Cámara de Diputados aprobó un exhorto al gobierno federal para que convoque a una cumbre en la que participen México, Estados Unidos, Guatemala, Belice, Costa Rica, Honduras, Nicaragua y El Salvador, con el objetivo de garantizar los derechos de niños migrantes no acompañados.

El punto de acuerdo que fue presentado por la diputada María Teresa Jiménez Esquivel, del Partido Acción Nacional (PAN), incluye tres acciones sobre ese tema.

Detalló que se pide al Ejecutivo federal y a la Secretaría de Relaciones Exteriores que se convoque a ese encuentro, para elaborar una declaración conjunta que garantice los derechos humanos y la dignidad de niñas y niños migrantes no acompañados en su camino a Estados Unidos, con el fin de luchar contra esa crisis humanitaria.

También se exhorta a las secretarías de Gobernación y de Relaciones Exteriores a que promuevan con esos países la elaboración de políticas comunes, en un marco de corresponsabilidad y de apoyo financiero compartido para garantizar mejores condiciones de vida.

Asimismo, agregó, se debe considerar la forma para revertir la violencia y la inseguridad existente en dichos países y que provoca la expulsión de niñas y niños de sus lugares de origen.

En otro punto se solicita a la SRE que promueva con esas naciones de la región, mecanismos e instrumentos que permitan abordar la problemática desde un punto de vista humanitario, afirmó.

Esa acción tendría el objetivo de evitar el despliegue de personas u organizaciones armadas que atenten contra la vida de las niñas, niños y personas que cruzan la frontera norte de México, en particular del personal militar y de la Guardia Nacional de Estados Unidos.

Comentó que los datos del Colegio de la Frontera Norte son contundentes, ya que fueron detenidos por las patrullas fronterizas, hasta hace un mes, 46 mil 188 menores y en la actualidad la cifra ya supera los 52 mil 193 niñas y niños.

De acuerdo con las investigaciones de la institución académica, 11 mil son mexicanos, 13 mil son hondureños; 11 mil guatemaltecos y nueve mil provienen de El Salvador, de manera que el total de menores centroamericanos detenidos en 2014 equivale a 45 por ciento de las deportaciones hechas en los cinco años.

A nombre de la fracción del PRI habló la diputada Leticia Calderón Ramírez, quien afirmó que es imposible negar que el flujo migratorio de niñas, niños y adolescentes no acompañados hacia Estados Unidos ha sufrido un aumento considerable, debido a la problemática social y económica de sus países de origen.

La legisladora priista consideró que es indispensable señalar que los flujos migratorios no son responsabilidad exclusiva de los países de origen, sino también de los países de tránsito y destino.

Consideró que “el tema migratorio por la problemática que representa en nuestros días, debe posicionarse como una prioridad en las agendas nacional e internacional, particularmente en la de los países implicados en la región”.

Por lo tanto, dijo, el fenómeno migratorio debe ser atendido de manera urgente e integral debido a la magnitud y alcances del mismo.

“Niñas, niños enfrentan todos los días condiciones de soledad, de desamparo, de desigualdad y de exclusión en un entorno social ajeno, indiferente y hostil”, alertó.

Urgió a que la comunidad mundial asuma de manera permanente y con una visión humanitaria y humanista la responsabilidad de garantizar la vida, la seguridad, la dignidad y los derechos humanos de los menores de edad que van en busca de un futuro más promisorio.

La cruda realidad por la que atraviesa la infancia migrante, dijo, conduce a esgrimir lo establecido en los diversos instrumentos internacionales, así como a salvaguardar sus derechos humanos y fundamentales, sin importar su lugar de origen, las causas que los motivan o el lugar donde son interceptados.

Por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) habló la diputada Amalia Dolores García Medina, quien aseveró que atender a los menores migrantes no acompañados es un asunto de seguridad humana, no de seguridad nacional, porque antes de ser migrantes son infantes que deben tener garantizado su interés superior.

Urgió a enfrentar ese éxodo desde sus causas, como la pobreza, falta de empleo, inversión productiva, educación y violencia, así como la venta y el tráfico de armas, factores que se han recrudecido en los últimos cuatro años.

El panista Raúl Gómez Ramírez destacó que el flujo de niños migrantes que viajan desde Sudamérica hacia la Unión Americana se ha incrementado considerablemente en los últimos cinco años, debido a la situación de inseguridad y violencia que se vive en sus países de origen.

Destacó que estos menores enfrentan riesgos como la explotación sexual y laboral, criminalización de autoridades migratorias y secuestro de organizaciones delictivas.

El diputado René Ricardo Fujiwara, de Nueva Alianza, destacó que en los primeros cinco meses de 2014 las autoridades estadunidenses deportaron a México seis mil 330 niños, sobre todo centroamericanos, y 10 mil 505 menores migrantes no acompañados fueron interceptados por personal del Instituto Nacional de Migración.

“Esta crisis tiene que ser tratada de manera humanitaria, anteponiendo el interés superior del niño. No podemos permitir que se vea a estos infantes como invasores y se les trate y persiga como si fueran criminales”, demandó.

La diputada Loretta Ortiz Ahlf, del Partido del Trabajo, indicó que este tema no es reciente, es de hace más de 20 años, “pero ahorita como ha causado una crisis humanitaria se quieren acordar”.

Consideró que no se tiene a nivel interno, ni con Estados Unidos ni con Centroamérica, una preocupación real por firmar acuerdos o tratados internacionales referentes al trato que deben recibir los migrantes, no importa que sea legales o ilegales.

Lorena Méndez Denis, de Movimiento Ciudadano, mencionó que el problema se acentúa en Centroamérica, ya que tan sólo en los primeros cinco meses de este año, las autoridades de estadounidenses han deportado a México unos seis mil 330 niños de esa zona.

Lamentablemente, continuó, se estima que este fenómeno aumentará en los próximos años debido a la dinámica poblacional, a la desigualdad económica, a los conflictos de violencia, a los estados fallidos, a la escasez de recursos y a los desastres naturales.

El diputado Ernesto Núñez Aguilar, del PVEM, llamó a reconocer que la violencia e inseguridad en México y en la mayor parte de Centroamérica han propiciado el desplazamiento de niños. Una cuarta parte de los 47 mil infantes detenidos en la frontera sur de Estados Unidos, entre octubre de 2013 y mayo de este año son mexicanos.

Puntualizó que los estados deben presentar medidas alternativas en su legislación y elaborar políticas públicas que garanticen la protección integral de los menores desplazados. “Los problemas regionales sólo podrán resolverse por medio de la cooperación internacional, el diálogo y la diplomacia”, afirmó.

Con información de Notimex