El Gobierno Federal asume seguridad de 13 municipios en Guerrero y Edomex

La violencia no para y preocupa. Para el gobierno federal, ocupa. El problema es que 43 normalistas siguen desaparecidos y no es el único brote de violencia. Como les digo, Guerrero preocupa, pero no es el único estado que mantiene la atención.

El Ejército y la Policía Federal han asumido el control de doce municipios de Guerrero y uno más del Estado de México. El problema es que la confianza en las autoridades locales se ha perdido por presuntos nexos con el crimen organizado.

El gobierno federal está decidido a actuar caiga quien caiga. Por ello, a última hora del domingo, en conferencia de prensa, el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, reveló que los policías de diversos municipios han sido trasladados a Tlaxcala para que se les practiquen diversos exámenes de confianza.

A continuación la lista de los municipios que se quedan sin policía local para ser examinada: Apaxtla, Arcelia, Buenavista de Cuéllar, Coyuca de Catalán, Ixcateopan, Pilcaya, Taxco de Alarcón, Tlepehuala, Teloloapan, Cocula, Iguala, Altamirano; y del Estado de México, Ixtapan de la Sal.

Y hay más. Monte Alejandro Rubido reveló que Óscar Chávez Pineda, síndico de Iguala, fue detenido con fines de presentación en el caso de los normalistas desaparecidos. Chávez Pineda es síndico de Iguala y se mantuvo como titular del municipio de Iguala desde la desaparición de José Luis Abarca. No hay confianza en las autoridades de dichos municipios y prueba de ello es que las armas se les han retirado para hacer pruebas de balística. Buscan deslindarlos de cualquier acto ilícito.