El alcohol acelera tu envejecimiento

Si eres de las personas que no les gusta tomar alcohol debido a que cuidan su apariencia física, aquí te damos otra razón para decir ese no rotundo a las bebidas como cerveza, tequila, vodka, ron, etcétera. Según un estudio científico, todos los líquidos que ingerimos con alcohol, te hacen propenso al envejecimiento. ¿Cómo podemos detectar esto?

Foto de Internet
Foto de Internet

El alcohol es un diurético que provoca deshidratación y esto se ve principalmente reflejado en nuestra piel, la cual pierde nutrientes con cada borrachera que nos metemos, haciéndonos ver cansados y opacos.

Foto de Internet
Foto de Internet

La ingesta en grandes cantidades de alcohol puede dejar a la gente calva debido a que las bebidas de este tipo secan y quiebran el cabello, provocando así su caída más fácilmente, por la reducción de los niveles de hierro en esa zona del cuerpo.

Esas sensaciones de ir al baño a cada rato cuando tomas con tus amigos es muy molesto ¿verdad? Pues es aún más incómodo cuando debes despertarte porque tu cuerpo te está avisando que debes seguir desechando las cervezas que aún tienes después de dejar de tomar. Esto te provoca que el sueño se corte y no alcance los niveles adecuados para relajarte y reponerte del todo.

Si alguna vez te revisaste tus uñas y estas se ven quebradizas, es porque están perdiendo todos sus nutrientes y líquidos. Al igual que la piel, el alcohol hace estragos en la humectación que tienen las uñas, así que si quieres lucir manos bonitas y limpias, debes bajar tus niveles de ingesta de alochol.

Foto de Internet
Foto de Internet

Dejemos de lado todas las calorías que conlleva tomarte una cerveza o cualquier otra bebida alcohólica y pensemos en las consecuencias después de toda la borrachera. Es normal que cuando tienes niveles de alcohol altos el azúcar en tu cuerpo baja, provocando unas ganas de comer alimentos como tacos, tortas, hamburguesas, entre otros con alto contenido calórico y bajo en nutrientes, por lo que esos kilitos de más podrían venir de esos alimentos o las botanas que no puedes parar de comer al convivir con tus amigos.

Tal vez con todo lo que has leído no quieras volver a tomar otra copa de alcohol, pero acuérdate que no debemos caer nunca hacia los extremos. Podemos tomar nuestras precauciones para que las bebidas alcohólicas no den muchos estragos ni en nuestra piel, ni uñas, ni cabello, ni calorías.

– Come bien antes de ingerir cualquier bebida alcohólica.

– Fija un límite para gastar en alcohol.

– Usa mezcladores con pocas calorías.

– Disfruta tu bebida, no intentes ser el o la que toma más esa noche.

– Evita la botana, así no te dará más sed y evitarás tomar más alcohol.

Con información de Animal Gourmet