Minuto a Minuto

Nacional Gaceta UNAM: educación pública y autónoma, irremplazable
Entregan reconocimiento al Mérito Académico a 179 profesores e investigadores con 50 años de labores
Deportes “La calificación será muy importante; a ver si tenemos suerte”, asegura ‘Checo’ Pérez en Imola
'Checo' Pérez reconoció que Imola es un "circuito complicado, con una pista de las de 'la vieja escuela'", pero aseguró que está en la lucha para la carrera del domingo
Economía y Finanzas Empresarios lanzan cinco propuestas para aumentar la inversión extranjera en México
Las cinco propuestas permitirán incrementar el atractivo de México como destino de inversión para el periodo 2024-2030
Deportes Se agotan camisetas de mujer de los Chiefs con el nombre de Harrison Butker
El nombre de Butker se volvió tendencia, pues subrayó que el papel de la mujer como madre y esposa está por encima de su vida profesional
Nacional UNAM responde a grupos propalestina; revisará convenios con universidades de Israel
La UNAM recordó que ya ha expresado su pesar por la situación en Gaza, pero dejó en claro que "no puede arrogarse facultades ni atribuciones que competen al Estado"
Jóvenes de 14 años hackean un cajero automático

Dos jóvenes de 14 años estudiantes de noveno grado y originarios de Winnipeg, Canadá, vulneraron la seguridad de un cajero automático del Banco de Montreal, tan solo leyendo el manual del aparato en internet.

Sin conocimientos informáticos y tras encontrar en internet un antiguo manual de usuario, Matthew Hawlett y Caleb Turon, decidieron ir a un cajero y, sin muchas expectativas de que funcionara, introdujeron la clave de fábrica, descubriendo que esta nunca fue cambiada, por lo que pudieron acceder a la información de administrador del cajero automático, que muestra todas las transacciones y sumas de dinero de la máquina.

Por suerte para el banco, los jóvenes hackers no tenían ningún interés delictivo por lo que acudieron a la entidad bancaria para informarles de su problema de seguridad, donde en primera instancia no les creyeron y les pidieron pruebas que, según los encargados del banco, no lograrían conseguir.

Los menores regresaron al dispensador e imprimieron comprobantes de las transacciones realizadas, cambiaron el modo de entrega de dinero y dejaron un mensaje en la pantalla: “Vete de aquí, este cajero ha sido hackeado”.

Fue así que los responsables de la sucursal atendieron inmediatamente el reporte. Días más tarde, el Banco de Montreal reconoció el problema e inició medidas para impedir los accesos no autorizados.

El asunto sólo quedó en un susto para el banco y en una advertencia de lo peligroso que es dejar las contraseñas que vienen de fábrica en los dispositivos, especialmente si se trata de instituciones de alta seguridad.

Con Información de Biobiochile