Djokovic contra Murray en el US Open
Foto de AP

Usualmente, hubiese sido un partido propio de una final o semifinal de un Grand Slam, pero en este Abierto de Estados Unidos la cita es en los cuartos de final.

Ambos cumplieron sus deberes el lunes con sendas victorias en sets corridos, en las que debieron dar un enorme despliegue físico en una nueva jornada con intenso calor y humedad bochornosa.

Djokovic accedió a los cuartos de final por octavo año seguido en el US Open y por 22da ocasión consecutiva en un Grand Slam. El máximo cabeza de serie del torneo apenas cometió 19 errores no forzados y levantó las dos bolas de quiebre que afrontó para doblegar al alemán, y 22do preclasificado, Philipp Kohlschreiber por 6-1, 7-5, 6-4.

Murray no le ganaba a un Top 10 desde su histórica consagración en el Wimbledon de 2013, cuando puso fin a la agonía del tenis británico, sin un campeón masculino durante 77 años. En tres ajustados sets, superó 7-5, 7-5, 6-4 al francés Jo-Wilfried Tsonga, el noveno preclasificado, que venía entonado por su consagración en el Masters de Toronto.

Desde aquella memorable final de Wimbledon, Murray entró en una espiral negativa, sin disputar finales. Se tuvo que operar la espalda hace casi un año, cambió de entrenador (Amelie Mauresmo por Ivan Lendl) y retrocedió del segundo al décimo puesto en el ranking durante los últimos meses.

Murray venció a Djokovic para conquistar ese Wimbledon y el año previo derrotó el serbio en la final del US Open, convirtiéndose en el primer varón británico en ganar un Slam.

“Que grandes recuerdos de ese partido”, dijo Murray en la cancha. “Ojalá podamos disputar otro partido de alto nivel”.

Después de alzarse con el cetro de Wimbledon en julio pasado, Djokovic entró en su propia crisis de resultados, eliminado en Toronto y Cincinnati en la ronda de octavos.

A Djokovic, su marcha este año le hace recordar 2011, cuando ganó su primer y hasta ahora único US Open.

“Mientras más te acercas a la meta, los partidos son más complicados. Ahí es donde se pondrá a prueba mi tenis y si tengo la fortaleza mental para ganar”, dijo.

Y Murray se refirió a por qué sus duelos con Djokovic sacan chispas: “Son juegos inacabables, peloteos inacabables, puntos inacabables. Es así porque hacemos las mismas cosas bien”.

Por la noche, el suizo Stan Wawrinka (3) se pegó un susto con una caída que le dejó metido en la grada, y superó 7-5, 4-6, 7-6 (7), 6-2 al español Tommy Robredo (16). Wawrinka, campeón del Abierto de Australia, quedó a la espera del ganador del duelo entre el canadiense Milos Raonic (5) y el japonés Kei Nishikori (10). 

Con información de AP