¿Cuál es la fórmula para perder peso?
Foto de archivo

Contrario a lo que por mucho tiempo se pensó sobre la grasa saturada y su relación con el sobrepeso y los problemas cardiovasculares, puede ser que su asociación en proporción al aumento del índice de obesidad no esté tan claro.

Esta razonable duda surgió desde el año pasado con un análisis publicado en Annals of Internal Medicine, en Estados Unidos, donde se especificaba que con la reducción en el consumo de grasas desde 1977, en lugar de disminuir el índice de obesidad, este se disparó.

Este aumento en la obesidad ocurrió cuando se dejaron de comer grasas que en lugar de ser sustituidas por frutas y verduras, fueron reemplazadas por azúcares refinadas así como harinas, informó la profesora de Nutrición en la Universidad de Nueva York, Marion Nestle.

Con estos resultados Estados Unidos se ubicó como el país con mayor índice de obesidad, según la OCDE, obteniendo un 28.3 por ciento, mientras que en Francia, el país que más consume grasas saturadas, la tasa de obesidad fue de 12.9 por ciento, lo que se conoce como “la paradoja francesa”.

Entonces ¿cuál es la verdadera fórmula para bajar de peso?, los especialistas aseguran que no hay una fórmula exacta, tomando en cuenta que cada cuerpo y metabolismo es único, por lo que tampoco es necesario realizar dietas extremas libres totalmente de azúcares o grasas, indica Giuseppe Russolillo, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionustas.

Russolillo aseguró que tampoco es necesario contar las calorías. Lo cual se apoya en el análisis del químico Luis Jiménez, quien en su libro “Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable”, retoma el estudio Nurse’s Health Study de la Universidad de Harvard.

En dicho estudio realizado hace una década, se dio seguimiento al Índice de Alimentación Saludable de un grupo de mujeres, donde se concluyó que aquellas que comen mejor, es decir presentan un IAS más elevado, fueron aquellas con menos sobrepeso y que paradójicamente consumían más calorías.

Russolillo también indica que influye la poca variedad o ausencia de vegetales en los supermercados, así como la lejanía de mercados en los centros urbanos que los ofrezcan, lo cual promueve el aumento del Índice de Masa Corporal (IMC). Aunque otros factores son la publicidad, el metabolismo, la genética o el involucramiento de la autoridades sanitarias para enfrentar la problemática epidemia de obesidad.

Sin embargo “el comer solo por comer” es crucial, pues es importante reeducar al cuerpo para consumir cuando sea necesario, aunque como destaca Rusolillo, si bien no se deben criminalizar los hidratos de carbono, a la larga una dieta basada en solo grasas y proteínas promueve el aumento de colesterol.

Por su parte la Revista Española de obesidad destaca que una medida para bajar de peso puede ser creando un equilibrio en la dieta mediante la reducción de porciones en las raciones de alimentos.

Aunque la opción por los alimentos light tampoco significa ser la mejor, por el contrario muchos de estos alimentos se relacionan con el aumento de centímetros en la cintura y como señala la revista española, las personas con menor sobrepeso, son aquellas que consumen más cereales integrales.

Además de estas recomendaciones, es importante la actividad física como señala la OMS, que recomienda realizar 60 minutos de ejercicio diario a los jóvenes mientras que 150 minutos a la semana en adultos.

Hacer ejercicio, es un factor en el coinciden varios especialistas cuando se trata bajar de peso, el cual mejora el tejido muscular e incrementa el consumo energético mientras se esté en reposo además, señala Russolillo, que las personas con sobrepeso tienden a recuperar el peso con el que más se ha vivido, por lo que la única manera de evitarlo es con el ejercicio.

Como guía para comer saludablemente, la Organización Mundial de la Salud, recomienda que se debe consumir como máximo un 10 por ciento energéticos que provengan de la carne, leche y derivados, así como un 55 a 60 por ciento provenientes del pan, pasta o arroz.

También consumir 250 miligramos al día de omega-3 resulta bastante benéfico a la salud.

En tanto al azúcar, la OMS recomienda consumir entre 25 y 50 cucharadas de azúcares, incluyendo las que ya contenidas en las frutas así como en panes o chocolates.

Al igual, se recomienda consumir entre 25 y 30 gramos de fibras diariamente para tener una mejor función intestinal, además de consumir más vitaminas sobre todo vitamina C.

Al parecer no existe una fórmula exacta para bajar de peso, pues existen dietas variadas para lograrlo siempre y cuando sea bajo la supervisión de un especialista, sin embargo los expertos coinciden que mantener una dieta equilibrada y realizando ejercicio hace una gran diferencia en la calidad de vida de las personas.

Con información de El País